Scarlett Johansson hizo lo impensable. La actriz demandó a Disney por incumplimiento de contrato, luego de que la compañía de entretenimiento decidiera estrenar de manera simultánea la cinta Black Widow tanto en cines como en su plataforma streaming, Disney+.

Johansson ha interpretado a Natasha Romanoff, mejor conocida como la “Viuda Negra”, nueve veces en películas del Universo Marvel, desde que apareció por primera vez en Iron Man 2, en 2010. Al final, tuvo que esperar 11 años para obtener su propia película en solitario, pero cuando finalmente llegó Black Widow, llegó con una demanda contra la casa de entretenimiento.

Scarlett Johansson especificó en la demanda presentada el jueves 29 de julio, que su acuerdo con Marvel Entertainment, de Walt Disney Co., garantizaba un estreno en cines exclusivo y que su salario se basaba en gran parte en cómo fuera recibida la película en taquilla. 

“Disney indujo intencionalmente el incumplimiento del acuerdo por parte de Marvel, sin justificación, para evitar que la Sra. Johansson se diera cuenta del beneficio total de su trato con Marvel”, dice la demanda.

Ante esto, un representante de Disney respondió que Johansson no tiene ningún mérito y que está “especialmente triste y angustiada por su insensible desprecio por los horribles y prolongados efectos globales de la pandemia de covid-19”. Disney añadió que cumplió completamente con el contrato firmado con Scarlett Johansson y, además, que el lanzamiento de Black Widow en Disney+ con Premier Access ha mejorado significativamente su capacidad para ganar una compensación adicional además de los $20 millones de dólares que ha recibido hasta la fecha”.

Este caso podría convertirse en un precedente ejemplar para la industria del entretenimiento, que actualmente está convirtiendo esta práctica de estrenos simultáneos en cines y plataformas streaming, en un hecho cada vez más frecuente. Los actores y las productoras deben llegar a nuevos y mejores acuerdos.

“Este seguramente no será el último caso en el que el talento de Hollywood se enfrente a Disney y deje en claro que, sea lo que sea que la compañía pretenda, tiene la obligación legal de cumplir con sus contratos”, dijo John Berlinski, abogado que representa a Scarlett Johansson.

Disney comenzó a lanzar películas simultáneamente en Disney+ y en cines en parte debido a la pandemia de covid-19, cuando los cines estaban cerrados o con capacidad limitada, y también con la doble intención de impulsar su naciente servicio de streaming, que llegó como un fuerte competidor para Netflix, de la misma manera en que lo está haciendo la plataforma HBO Max, perteneciente a WarnerMedia.

Será muy interesante ver en qué termina esta demanda. Scarlett Johansson tiene un fuerte punto a su favor: si las compañías de entretenimiento se están adaptando a las nuevas opciones que surgen en este mundo cambiante, también deben hacerlo los contratos de los actores y de todas las personas involucradas en la industria del entretenimiento.

De ganarla, seguramente la actriz se convertirá en inspiración para otros intérpretes que están atravesando por la misma situación, motivándolos a demandar contra contratos laborales injustos.

*IMAGEN: cortesía Marvel 

thoughts?