La exposición que investiga la elaborada técnica de confección de Paco Rabanne, está abierta al público en Francia y es imperdible.

Uno de los diseñadores más aclamados de la moda en la era espacial (aka, Space Age), Paco Rabanne, está siendo honrado con una exhibición temporal en el Musée Le Secq des Tournelle. Se trata de Paco Rabanne, Fashion Metallurgist, una oda a sus innovadoras creaciones metálicas que simulaban uno de los atuendos futuristas por excelencia de la década de los sesenta.

Con un amplio repertorio que incluye los distintos diseños del español, el museo las yuxtapondrá con videos de archivo y sesiones editoriales para lograr trazar una historia coherente y entendible sobre la innovadora técnica que usaba.

Hay algo que debemos entender, Paco Rabanne no se entrenó en confección, ni patronaje, ni diseño. Él fue estudiante de arquitectura; de ahí su curiosidad lo llevaría a reinventar la elegancia y a plasmar sus conocimientos geométricos y experimentales. Fue creando bocetos e ilustraciones para distintas casas de costura, como inició su carrera en la moda —los firmaba como “Frank Rabanne”—. Junto a su familia, su mamá trabajaba en uno de los talleres de Cristóbal Balenciaga en San Sebastián, comenzó a crear aplicaciones para completar los diseños alta costura de Elsa Schiaparelli, Givenchy, Balenciaga, entre otros.

En 1966, Paco presentó su primera colección bajo su propio nombre al ritmo de Le marteau sans maître, del compositor Pierre Boulez. Las prendas, no solo de su primera entrega,  causaron sensación gracias a la plétora de materiales que integró —entre ellos el metal en aluminio, plumas de avestruz, papel, metal martillado, piel tricotada, placas de oro con diamantes, plástico—.

El diseñador recibió tanta fama y reconocimiento que lo llevó a ser el diseñador de vestuario de películas representativas de la década de los sesenta como Casino Royal, Barbarella y algunos diseños para Two for the Road protagonizada por Audrey Hepburn. A finales de la década, Rabanne se adentró en el universo de las fragancias con el conglomerado español Puig —la misma empresa que luego compró la maison—.

Aunque el diseñador se ausentó de la escena de la moda, no se ha mantenido inactivo. Su interés ahora es escribir teorías acerca del fin del mundo —estas pueden ser leídas en su libro Has the Countdown Begun? Through Darkness to Enlightenment—. También, ha viajado por el mundo para presentar sus ilustraciones, consideradas verdaderas obras de arte por numerosos artistas.

 

Paco Rabanne, Fashion Metallurgist estará abierta hasta el 19 de mayo en el Musée Le Secq des Tournelle.

*IMAGEN: Getty Images
thoughts?