Es normal que durante estos días de contingencia sanitaria no dejamos de lavarnos las manos. Pero aunque es una medida de prevención para evitar el contagio del coronavirus, esta acción puede resecarlas. Si aún no tienes una crema para hidratar las manos agrietadas y secas, o estás aprovechando estos días para probar remedios naturales y caseros, te presentamos una serie de ingredientes que puedes comenzar a utilizar desde ahora para lograr una piel más suave.

Jugo de tomate con limón

Para manos súper hidratadas solo necesitarás una cucharada de limón y dos cucharadas de jugo de tomate natural. Aplícalo sobre tus manos por 15 o 20 minutos y después enjuaga. Consigue resultados más rápido usándolo de dos o tres veces por semana.

 

Azúcar y aceite de ricino

La mezcla de azúcar y aceite de ricino hará que te olvides de las manos ásperas. Empieza humedeciendo una cucharada de azúcar con aceite de ricino y frotarlo sobre tus manos durante cinco minutos para después enjuagarlo. Sin duda este es uno de los mejores remedios caseros naturales.

 

Miel

Como ya te lo hemos dicho, la miel es uno de los mejores remedios naturales para hidratar la piel. Además ayuda a equilibrar tu pH pues remueve la piel muerta y otras impurezas que impiden su humectación natural. Cubre completamente tus manos en miel y dejar actuar durante diez minutos para enjuagar. Usa este remedio casero mínimo tres veces por semana.

Aceite de coco

Son muchos los beneficios del aceite de coco y más cuando tienes las manos agrietadas y necesitas hidratarlas. Se convertirá en uno de tus favoritos, créenos. Te recomendamos tomar solo unas cuantas gotas de aceite y frotar durante dos o tres minutos. Esto no solo ayudará a hidratar tus manos, sino a eliminar piel y células muertas. Después de aplicar enjuaga con agua tibia. Repítelo tres veces por semana.

 

Aceite de almendras

El aceite de almendras es una de las mejores opciones para eliminar la resequedad de las manos porque puede reemplazar la crema de manos. Sus ingredientes naturales te las dejarán súper suaves y es un remedio que puedes aplicar todos los días. Solo ponte un par de gotas de aceito y frótalas por cuatro minutos con un ligero masaje. Después de esto es importante que te laves las manos para quitarte esa sensación aceitosa.

 

Yema de huevo

Aunque no lo creas, la yema de huevo te dejará las manos ultra suaves. Para aplicarla tienes que usar solo una yema y dejarla actuar sobre tus manos de 15 a 20 minutos. Enjuaga con agua tibia. Sabemos que el olor no es agradable, pero piensa que ayudará a remover las células muertas.

*IMAGEN: Getty Images
thoughts?