El mundo comienza a reactivarse, pero Macarena García ya estaba activa desde hace un par de semanas. ¿La razón? Grabar los últimos capítulos de la segunda temporada de 100 días para enamorarnos en Miami. La actriz mexicana con más de 1.5 millones de seguidores en Instagram, pasa estos días entre un cuarto de hotel y los sets de grabación de la serie de Telemundo, siempre optimista de lo que viene pero sin planear porque si algo aprendió esta cuarentena fue a no dar las cosas por sentado.

La carrera de Maca García comenzó cuando tenía 10 años, “mi papá acababa de morirse y [mi familia] estaba buscando cómo distraerme [porque] mi mamá estaba trabajando un montón y yo la estaba pasando medio mal”, cuenta la actriz. Bailó, pintó, pero nada le gustó. “Mi tío le dijo a mi mamá: ‘por qué no la llevas a este casting que están buscando a una niña chiquita’. Mi mamá dijo: ‘bueno, ¿pero es un personaje cortito?’ ‘Sí, solo 30 capítulos’, le dijo me tío. Me llevaron al casting, me quedó y no eran los 30 capítulos, sino 300 capítulos de una novela”, agrega Maca. Tras el proyecto, la mexicana deja la actuación para enfocarse en sus estudios; sin embargo, en aquel set ella se había sentido plena y encontró su pasión profesional.

No puedes planear todo porque las cosas se te van de las manos y hay que vivir lo que estamos viviendo en este momento”.

Su regreso a la pantalla chica “se dio muy natural”, nos cuenta García; sin embargo, tuvo que hacer pruebas para distintos proyectos. Pasó por Muy padres, Sin miedo a la verdad y Los elegidos hasta que llegó la oportunidad de ser parte del elenco de la nueva serie juvenil de NetflixControl Z. Para el casting, Maca se preparó en 10 minutos, pero eso bastó para quedarse con el papel de Natalia Alexander.

Para Maca, la actuación no solo es presentarse ante la cámara, “mi parte favorita de actuar sin duda alguna es la construcción de personajes. A mí me encanta tomar referencias, leer, aprender, buscarle a fondo, escribir un diario… Me encanta construirlo de cero”. Con Natalia, Macarena se basó en Tinker Bell (Campanita), el hada de Disney que se caracteriza por llamar la atención, y en compañeras de su prepa. Querer pertenecer y aparentar, es la realidad de muchas personas, particularmente sucede en las escuelas con los chavos. “A veces pierdes tu verdadera esencia y pierdes quien eres por intentar ser la persona que crees encaja perfecto en un grupo de personas que ni siquiera son ellos mismos”, agrega sobre el personaje. Ella espera que Natalia cree un impacto positivo en las nuevas generaciones, inspirándolas a mostrarse tal cual son sin la necesidad de representar a alguien que va en contra de sus valores.

El reto detrás de 100 días para enamorarnos

En la serie de Telemundo, Maca García caracteriza a Alejandro Rivera, un hombre trans. La actriz mexicana cuenta que fue una especie de amor a primera vista hacia el personaje. “Me enamoré por completo. Leí la escena [para el casting] y lloré muchísimo. Yo dije: ‘tengo que hacerlo, tengo tanto que aprender de este personaje'”, destaca. Las historias sobre la comunidad LGBTQ+ deben ser contadas y aunque Alex ha sido todo un reto profesional, Maca se siente feliz con la respuesta positiva del público.

Alejandro pasa por la evolución y el cambio de género mientras se enamora de Lucía. “[La historia] era tan necesaria de contar […] La gente ama a Alex y a Lucía y los aman juntos y es una relación súper bonita. El personaje lleva una línea del tiempo tan bonita en toda su transformación —su transformación evidente y su transformación de género. Pero también lleva una transformación interna en sentido de su seguridad, su persona, en cómo evoluciona, cómo crece, cómo aprende, cómo se enamora por primera vez —lo bonito y difícil que es el primer amor”, agrega.

La preparación comenzó con distintas platicas en conjunto con la Gay and Lesbian Alliance Against Defamation (GLAAD). Ahí conoció historias que la llevaron a caracterizar al personaje sin temor y siempre anteponiendo el respeto. “Lo que está hecho con amor, así es recibido y Alex está hecho con mucho amor. Gracias a Dios nunca he leído un comentario negativo. No sé si sean tantos los buenos que los negativos se van hasta abajo, pero nunca he leído un mal comentario —y esto es muy enserio”, comenta Maca.

Durante el confinamiento, Macarena García tuvo tiempo para reflexionar sobre su carrera. Aunque tiene planes para el futuro y este año tenía previsto hacer una película, “[mi] aprendizaje de la cuarentena: no puedes planear todo porque las cosas se te van de las manos y hay que vivir lo que estamos viviendo en este momento”. Sin embargo, quiere seguir probando los distintos campos de la actuación: teatro, teatro musical, cine. Por ahora siguen las grabaciones de la segunda temporada de Control Z.

*FOTOGRAFÍA: Jorge Andrés Rojas
thoughts?