La belleza de una mujer no se ve reflejada solamente en el físico, sino en el interior, con esa luz que emana al sentirse plena y completa. Y así lo ha hecho Blake Lively, quien después de tres embarazos y a sus 32 años, nos ha dado una gran lección de vida y bienestar. Con voluntad y fuerza, esta maravillosa mujer con ayuda de su entrenador personal, Don Saladino, ha logrado hacer una gran rutina de ejercicio con la que perdió 27 kilos.

Este entrenamiento empieza con diez minutos de calentamiento o activación dinámica mientras que Don Saladino se ocupa hacer un trabajo correctivo para que el cuerpo de Lively se mueva de manera correcta, ya que a causa de la maternidad, la actriz podría tener algunas pequeñas asimetrías al sujetar a los bebés.

Luego del calentamiento viene el entrenamiento de fuerza, el cual da grandes resultados a la hora de quemar grasa. Esto sin dejar de destacar el trabajo de cardio que la actriz realizaba al final, aunque todo dependía del estado en el que se encontrara. Blake realizaba cardio de alta intensidad o moderado, alternativa elegida por el entrenador. El motivo principal de tomar esta decisión es que, hacer pasar a una madre por estrés durante un entrenamiento de alta intensidad, es “una irresponsabilidad”, según comenta Don Saladino.

Dentro de la lista de este fabuloso entrenador existen también celebridades como Scarlett Johansson y el mismo Ryan Reynolds, esposo de la actriz, a quienes ha mantenido en su figura ideal. 

Blake Lively & Don Saladino
Blake Lively & Don Saladino

Ahora, volviendo detalladamente a la rutina que Blake Lively realizaba, sabemos que la actriz entrenaba entre cuatro y cinco veces a la semana de forma moderada, pero en ocasiones por la apretada agenda de la celebridad, el entrenamiento se limitó a 20 o 30 minutos. 

Blake comenzaba por calentar con un foam roller seguido de ejercicios de movilidad dinámica durante tres y cuatro series de entre ocho a diez repeticiones. En seguida, Lively hacía diez ejercicios en los que los saltos son indispensables, como star jumps, seguidos de diez lanzamientos de balón medicinal y levantamientos de peso de sacos búlgaros. 

Para el tren inferior (conseguir un mejor equilibrio corporal), el trabajo se centraba en ejercicios con pesas rusas, zancadas laterales y sentadillas durante tres o cuatro series de ocho a diez repeticiones. Para trabajar core y abdomen, se hicieron elevaciones laterales con cable, ella apoyada sobre una rodilla; un ejercicio de bastante concentración ya que la posición debe de ser correcta para apretar los glúteos y evitar arquear la espalda.

Por cada serie, la actriz ejecutaba tres rondas y terminaba con 20 a 30 minutos en la elíptica, en la cinta o en la escaladora para cardio. Aunque algunos días lo cambiaba por ejercicios en piscina o natación durante media hora.

Al final los resultados son evidentemente notorios, pero un recordatorio es que, para estar bien por fuera, hay que empezar por dentro. 

*IMÁGENES: Getty Images, Instagram @donsaladino
thoughts?