De manera global esta tendencia es consecuencia del renacer de la moda setentera que estamos atravesando. Desde las coreografías virales de TikTok al ritmo de Boney M., o los cientos de tutoriales de maquillaje y peinado al más puro estilo disco, hacen que sea más que evidente que ninguna década ha recibido tanta atención en los últimos años como la de 1970.

Cómo década que dio origen a decenas de movimientos y subculturas juveniles, los años 70 fueron un punto de inflexión innegable en la moda: glam rock, disco, hippie y punk son algunos de los estilos más memorables de la época. Sin embargo, un elemento imprescindible del estilo setentero (pese a ser rara vez mencionado) es la influencia del estilo cowboy: sombreros vaqueros, total looks de mezclilla, y hebillas
gigantes; que complementaban de manera perfecta la excentricidad que caracterizaba a la época.

Tal inspiración ha llegado a las pasarelas más importantes del mundo de la mano de firmas como Hermés, Roberto Cavalli, Saint Laurent y Y/Project. Y ha encontrado ecos pop en figuras como Dua Lipa (en su más reciente video musical, ‘Love Again’,) Kali Uchis, Karol G, Lil Nas X y Megan Thee Stallion, que, de la mano de diseñadores mexicanos como Gladys Tamez, han construido una estética western que grita  modernidad.; que nos remontan al street style de Cher y John Travolta; a los spaghetti westerns y a programas de televisión como los Duques de Hazzard.

Se trata de un revival que llegó muy en sintonía con lo que está pasando en la moda mundial. Desde el año pasado el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York anunció el tema de la siguiente gala: In America: A Lexicon of Fashion, una exposición que refleja las nociones de identidad de la moda estadounidense, y para la cual es esencial la moda western.

¿Cómo se traduce esta tendencia al panorama mexicano?

Pese a que podría parecer una idea sumamente ‘americana’, marcas mexicanas como Toronero, The Pack, No Name Studio y Dan Cassab, han logrado sumarse a la tendencia hablando un lenguaje 100% mexicano. Se trata de un estilo que va más allá del cowboy convencional; es la integración de elementos del folklore norteño, en la cotidianidad del streetwear, a través de prendas con flecos que nos recuerdan a la
cuera tamaulipeca, sombreros de horma duranguense, cinturones de hebillas llamativas, botines y botas vaqueras, y prendas en pana, mezclilla y gamuza. Se trata de una tendencia de estilo que llega para descentralizar la moda nacional.

Después de décadas idealizando el folklore del centro del país a través de figuras como Frida Kahlo, la industria finalmente está volteando a nuevo horizontes, tomando como referente distintas expresiones culturales, y así evidenciando lo diverso de la identidad mexicana.

No debemos olvidar que, pese a que la idea del estilo cowboy, tal y como lo conocemos hoy en día, está estrechamente vinculada a la cultura estadounidense. Muchos de los elementos que la componen son sumamente mexicanos: el sombrero vaquero es de hecho una prenda endémica del norte de nuestro país. Del mismo modo, la gran mayoría de las botas vaqueras que se venden a nivel mundial son producidas en ciudades mexicanas como León y Guadalajara; donde la curtiduría y la talabartería son tradición.

Es el momento perfecto para lucir ese total look de mezclilla que llevas meses planeando, de integrar botas, sombreros y cinturones con hebillas grandes a tus looks del diario, de probar estampados animales y texturas nuevas.

*Si te interesa descubrir más acerca del tema, no dudes en descargar el reporte de tendencias de moda 2021-2022 de trendo.mx, y seguir a Gustavo Prado y a trendo.mx en todas sus redes sociales. ¡Son la agencia líder en temas de diseño y consumo a nivel nacional!

*IMÁGENES: Getty Images, film stills ‘Love Again’
thoughts?