Por Alejandra Olmedo

“Bridgerton” es una de esas series de época al estilo Jane Austen, y se perfila como una de las más vistas del 2021. Producida por la plataforma de streaming, Netflix, el argumento (#SpoilerAlert) gira en torno a la vida de las élites de la época, y aquellos bailes y eventos sociales con el único propósito de conseguir un buen candidato para casarse.

Lo interesante, ademas de todas las aventuras de la familia Bridgerton, de quien toma el nombre, es que tiene una narradora que se encarga de describirnos cada escándalo e intrigas del programa, sí, al estilo de Gossip Girl. ¿A quién no le encantaría ver una combinación de esta serie que amamos con el estilo de época rodeado de detalles por doquier?.

Otra de las cosas que nos encanta de la serie, y es por la que estamos aquí, es el increíble vestuario que nos muestra “Bridgerton” en cada episodio. Y es que el resultado que vemos en pantalla fue de un arduo trabajo al estar cada prenda creada a medida para el espectáculo, desde los personajes principales hasta los actores de fondo, fueron alrededor de 6.200 prendas en el lapso de unos cinco meses.

El departamento de vestuario fue tan grande que tuvieron que establecer su propia casa de vestuario y emplear a más de 230 personas, incluidas cortadores, sastres, embellecedores, sombrereros, joyeros, un fabricante de corsés, compradores de telas y vestidores en el set.

Todo este trabajo fue gracias a la diseñadora de vestuario Ellen Mirojnick, que en ocasiones anteriores ha sido la creadora del vestido actualizado de La Bella Durmiente de Elle Fanning y películas como Atracción Fatal o Wall Street. También ha ganado un Emmy en Gremio de Diseñadores de Vestuario en 2013 por su trabajo en la película biográfica de Liberace Behind the Candelabra.

Ellen Mirojnick sabía que para lograr el increíble resultado con “Bridgerton” debía modernizar el vestuario pero al mismo tiempo mantenerlo creíble y aspiracional. Su proceso comenzó con una “inmersión profunda” en la era Regency de Gran Bretaña, de la cual están inspiradas las siluetas para los vestidos. 

En cuanto a la paleta de color, que seguramente notaste que es muy colorida para la época, Mirojnick la califica como “polvorienta”. Es absolutamente prístina, elegante, brillante y gloriosa de la manera más sencilla y gloriosa”, dice Mirojnick sobre su enfoque de los trajes de Daphne. “Al principio tenía que ser esta hermosa muñeca de porcelana, la simplicidad y la elegancia como si fuera Grace Kelly”. 

Por otra parte tenemos el vestuario de la otra familia central de la historia, si bien los atuendos de los Featherington, según el libro, son feos o de mal gusto, pero Mirojnick quiso adoptar otro enfoque al hacerlos adornados y en capas, y hasta cierto punto animados.

El proceso de embellecimiento, tengo que decir que ahí fue donde realmente comenzó la diversión”, dice Mirojnick. Con existencias limitadas de telas disponibles para la cantidad de disfraces que necesitaban crear, el equipo recurrió a la respuesta de adornos y capas de diferentes telas para crear nuevas posibilidades a partir de la amalgama de diferentes elementos.

Sin duda alguna “Bridgerton” nos ha regalado un gran momento en la industria tanto cinematográfica como en el mundo de la moda, cada episodio, historia y prenda están pensados con detalle y es por eso que se ha convertido en la favorita de muchos.

*IMAGEN: Cortesía Netflix

thoughts?