Fundada por Jules Louis Audemars y Edward Auguste Piguet en 1875, en la localidad suiza de Le Brassus en el Vallée de Joux. Audemars Piguet es una de las productoras más reconocidas en el selecto mundo de los relojes de lujo.

A lo largo de su historia, este fabricante ha creado relojes con todo tipo de grandes complicaciones y ha generado un gran número de innovaciones y patentes.

En 1972, Audemars Piguet revolucionó la relojería con la introducción del Royal Oak, diseñado por Gerald Genta, y marcó una tendencia que continúa hasta el día de hoy.

Con este reloj de acero inoxidable con brazalete integrado y al mismo nivel que un reloj de oro. Audemars cambió las reglas y demostró que la alta relojería no tiene por qué estar en contra del acero o la deportividad.

La base estética del Royal Oak original, con su distintivo bisel octogonal que sobresale con ocho tornillos hexagonales. Se ha mantenido hasta el día de hoy y ha evolucionado con el desarrollo de la variante más robusta del Royal Oak, el “Offshore”, mejorando aún más su característica de movimiento.

Hace cuarenta y siete años, en abril de 1972, Audemars Piguet lanzó en la feria de Basilea un nuevo reloj, un reloj deportivo de lujo fabricado en acero con correa del mismo material. Nace Royal Oak, el símbolo de la industria relojera y de la alta relojería.

A principios de la década de 1970, la industria relojera suiza atravesaba un momento muy difícil debido a la crisis del cuarzo, y sus ventas se desplomaron.

Al igual que otros rivales suizos, Audemars Piguet estaban viendo los estados financieros débiles y sus ejecutivos estaban  preocupados por la viabilidad del negocio en el futuro, por qué al final los números no mienten.

Durante el proceso de fabricación, comenzaron a estudiar cómo resistir la tormenta perfecta que los perseguía.

En el informe del estudio, pusieron su mirada en los mercados italiano y suizo, donde se destacó que los amantes de los relojes estaban interesados ​​en mirar deportivos de lujo. Lo que quiere decir, que les llamaban la atención los coches, elegantes, que aunque fueran de acero o no, en verdad no importaba siempre que el acabado estuviera bien hecho.

En Audemars Piguet, decidieron responder a esta necesidad en la medida de lo posible rompiendo las reglas.

Con su lema “Para romper las reglas, primero debes dominarlas”, se pusieron manos a la obra y decidieron diseñar un reloj deportivo de lujo.

El nombre, Royal Oak se deriva del roble que salvó la vida de Carlos II. En 1651 durante su viaje de Thomas Cromwell, quien había matado a su padre.

Carlos II se escondió en uno de estos árboles que le salvó la vida y le permitió convertirse en rey de Inglaterra cuando Cromwell murió en 1658. Desde entonces, este árbol ha recibido el nombre de Royal Oak.

El catálogo actual de Audemars Piguet consta de tres grupos: El primero está formado por Royal Oak, Royal Oak Offshore y Royal Oak Concept, variante que incorpora los desarrollos técnicos más vanguardistas de Audemars Piguet.

La segunda colección, de estética más clásica, está formada por las colecciones Jules Audemars y Millenary, con una original caja ovalada con esfera descentrada.

Por último, tenemos la Jewellery Watch Collection, donde Audemars aplica su experiencia en alta joyería para combinarla con la relojería.

Para conmemorar el 50 aniversario de su icónico Royal Oak, Audemars Piguet Latin America, organizo una cena exclusiva en La Ciudad de México.

La noche comenzó con un brindis de Ginny Wright, la CEO de Audemars Piguet de America. En en cual, también participó Juan Carlos Suárez Peláez, el General Manager Latin America.

Juan Carlos Suárez Peláez y Ginny Wright

La velada tomo lugar en Jardín Santa Fe y el reconocido Chef Jorge Vallejo. Quien diseño cada plato para conmemorar las 5 décadas desde la creación del Royal Oak.

Rogelio Lemarroy
Chef Jorge Vallejo, Juan Carlos Suárez Peláez y Rogelio Lemarroy

Mientras los invitados cenaban, una pantalla proyectaba en proceso creativo de Gérald Genta e invitaba a los invitados a imaginar su proceso.

Después de la cena, el icónico DJ y productor musical, Rogelio Lemarroy, invitó a todos a bailar la noche entera.

Rogelio Lemarroy

También hubo cenas de celebración en otros lugares del mundo como: Singapur, Taipéi, Bangkok, Londres y Turín. Dónde al igual que en la Ciudad de México, los clientes y los coleccionistas fueron los primeros en ser invitados para exhibir sus icónicos relojes, junto con una selección de la colección Heritage.

Fotografías cortesía de Audemars Piguet

thoughts?