Luego de la muerte de la reina Elizabeth II el jueves 8 de septiembre, el pasado fin de semana Meghan Markle, el príncipe Harry, la princesa Kate Middleton y el príncipe William fueron vistos juntos afuera del Castillo de Windsor para observar a detalle el memorial de flores que los fans de la reina crearon para despedirse.

Luego de observar los mensajes, las flores y los regalos que el pueblo británico llevó para honrar a la reina, los duques de Sussex y los ahora duques de Cornualles, saludaron a la gente que se acumuló cerca de este memorial.

En un momento, Meghan y una adolescente de 14 años intercambiaron un largo abrazo, atrayendo la atención de todos alrededor. La chica “quería mostrarle a la duquesa de Sussex que es bienvenida aquí“, dijo a CNN.

“Estábamos esperando a que ella viniera; ella entró y me preguntó mi nombre y cómo estuvo mi día, cuánto tiempo esperé. Y le pregunté si podía tener un abrazo, y ella me devolvió el abrazo. Entonces, ese fue un momento bastante increíble. Todavía estoy temblando ahora. Realmente no puedo explicar lo que sentí cuando lo hizo, pero fue realmente agradable”, explicó.

Cuando se le preguntó por qué quería abrazar a la duquesa, la joven respondió: “Creo que sentí que necesitaba hacerlo de alguna manera. Realmente quería al menos abrazarla porque la admiro de alguna manera, y sentí que era lo correcto”.

La chica, que ahora cuenta su experiencia con orgullo, dijo que sentía simpatía por Meghan tanto por la muerte de la reina como por la difícil relación que ha tenido con la familia real británica.

“Todavía es algo tan triste lo que está sucediendo ahora. Porque murió la reina y también por todo. Fue muy agradable ver a William, Kate, Meghan y Harry juntos. Solo quería mostrarle que es bienvenida aquí, supongo. Quería abrazarla después de todo lo que pasó”, dijo la adolescente a CNN.

Durante su estancia en Gran Bretaña para despedir a la reina Elizabeth II, Harry y Meghan se han enfrentado a una renovada hostilidad por parte de algunos medios de comunicación, más de dos años después de que anunciaran su decisión de renunciar como miembros trabajadores de la familia real y mudarse a Estados Unidos.

En la entrevista que los duques de Sussex dieron a Oprah Winfrey el año pasado, Harry comparó la discriminación que su esposa estaba viviendo tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación, con la experiencia que vivió su madre, la princesa Diana.

“Lo que más lamento es no haber tomado una postura más temprana en la relación con mi esposa al denunciar el racismo cuando lo hice. La historia se estaba repitiendo. Mi madre fue perseguida hasta la muerte mientras estaba en una relación con alguien que no era blanco, y ahora mira lo que pasó”, dijo Harry a Oprah.

thoughts?