Para estar en la misma página, te voy a platicar un poco de la mancuerna que creó el Instituto Salk.

En 1914, nace Jonas Edward Salk en Nueva York. Fue el primero de su familia que asistió a la universidad, después de mucho trabajo obtuvo su título como médico y comenzó a trabajar en el hospital Mount Sinaí.

En 1942 gana una beca para desarrollar la vacuna contra la influenza y poco después como asciende a profesor asistente de epidemiología. 5 años después es nombrado director del Laboratorio de Investigación de Virus de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh.

Jonas Salk dedicó la mayor parte de su vida a desarrollar una vacuna para acabar con la poliomielitis paralítica y lo logró, en 1955 el gobierno anunció que la vacuna era segura y eficaz.

Nunca patento su vacuna ni ganó dinero por esta, simplemente quería ayudar a la población mundial.

“La esperanza está en los sueños, en la imaginación y en el coraje de quién se atreve a hacer realidad los sueños”.-Dr. Jonas Salk

En 1960, el Dr. Salk seleccionó al arquitecto Louis I. Kahn (conocido por sus obras modernas y estilo monumental) para que diseñara su centro de investigación.

Espacios amplios para laboratorios, materiales de construcción simples y duraderos para que no se le tuviera que invertir mucho tiempo al mantenimiento de este, fueron las únicas dos especificaciones, pidió Jonas Salk a Louis Kahn.

La obra de Kahn, cuenta con 29 estructuras, pero las principales son; dos estructuras de imagen especular, con seis pisos de altura que flanquean a un patio. Los primeros tres pisos son laboratorios utilizados para el desarrollo de nuevas vacunas y los superiores brindan entrada a los servicios públicos.

Las dos torres son espacios empleados específicamente para que los profesores senior estudien, todas cuentan con calefacción, ventilación y todos los sistemas de apoyo que puedan necesitar, al Oeste hay un edificio con oficinas al Océano Pacífico.

Es importante saber que Kahn quería aprovechar la luz natural, lo más que pudiera. Creando espacios con entorno acogedor y que fueran inundados con esta, todas las paredes exteriores tienen paneles de vidrio doble con alta resistencia para crear un entorno laboral abierto y con aire.

Por regulaciones locales, los edificios no podían ser tan altos, teniendo que diseñar pisos subterráneos, pero Kahn ideó pozos de luz a lo ancho de cada edificio, para traer luz natural a todos los niveles.

Formaron una gran alianza, todo iba viento en popa. Lo único que faltaba era la selección de materiales que duraran mucho y que tuvieran un mantenimiento mínimo.

Eligieron hormigón, teca, plomo, vidrio y acero. Lo hicieron muy bien, ya que desde 1960 el edificio, está casi intacto.

El Instituto Salk fue construido con ayuda de la Fundación Nacional de Ciencias, siendo décadas después el edificio arquitectónico más importante de San Diego. Hasta el día de hoy es una institución sin fines de lucro, que realiza descubrimientos en los campos del cáncer, el cambio climático, la neurociencia, el envejecimiento y el cambio climático.

El 12 de mayo, Nicolas Ghesquière (director creativo de LV) presentará la nueva colección en el Instituto Salk, ya que este le ha servido como fuente de inspiración para varias colecciones anteriores. No es la primera vez que utiliza la ubicación como punto de referencia, puesto que se hizo presente en la Campaña de viajes en el 2019 y el libro de Louis Vuitton número 10.

En años anteriores ha presentado la colección Cruise, en el aeropuerto de Nueva York, en el Mac de Brasil y en el Museo Miho en Japón, entre otros.

“Después de haber pasado mucho tiempo en California, me atrajo la idea de mostrar allí nuevamente”, menciono Nicolas Ghesquière. “El Instituto Salk ha sido un lugar maravilloso para mí a lo largo de los años y la impresionante arquitectura brutalista de Louis Kahn contra este escenario extraordinario del Océano Pacífico y la puesta de sol de California me brinda una inspiración infinita. También celebra la inteligencia, el conocimiento y la creencia en el poder de la ciencia”.

Es el primer desfile de moda que hay en el instituto y podemos esperar algo magnífico solamente por la combinación de la arquitectura del Instituto y los diseños de Nicolas Ghesquière.

Para ver el desfile, Cruise 2023 simplemente te metes a la página de internet de Louis Vuitton, ahí harán un live streaming de este.

¡Sin duda, no me lo voy a perder!

Fotografías cortesía de Salk Institute.

Home

thoughts?