Tu madre, tu abuela, las mujeres de tu vida seguro que han tenido, tienen y tendrá una bata en su armario. ¿No? Si perteneces como yo, a esa generación de hijas y nietas de una época, sabrás de lo que te estoy hablando porque esta prenda ha sido un básico en su vida, y en las nuestras.

La bata representa una generación de mujeres en España en peligro de extinción, esas mujeres pilares del hogar y cuyo uniforme diario era esa prenda cómoda para estar en casa, y también al salir de ella.

Por todo eso la bata se ha convertido en la protagonista del trabajo de una fotógrafa española, Lucía Herrero. Durante los últimos años el trabajo de esta fotógrafa madrileña se ha desarrollado en lo que ella denomina «Antropología Fantástica» , un estilo entre documental y teatral con el que representa a las personas o grupos con elementos fantásticos. Lucía fotografía siempre personas reales a los que elige por quiénes son y qué representan, y en sus fotos se interpretan así mismos. Así ha sido con las protagonistas de ‘Homenaje a la bata’, una muestra fotográfica que retrata a esa generación de una manera completamente diferente, y hemos hablando con ella para saber más sobre este proyecto visual.

¿De  dónde surgió este proyecto?

Disparé el primer capítulo en junio del 2015, en el pueblo de Villarmienzo y después dejé dormir el proyecto. Lo desperté de nuevo en verano del 2019. En 2015 estudiaba un master de foto de moda, y en mi tesis quería explicar cuál era la manera en la que el lenguaje visual del documental se entrelaza con el de la fotografía de moda o comercial. Decidí hacer fotografía documental y diseñar la historia de modo que el punto central de estudio fuera una prenda icónica: LA BATA. Esta es una prenda no sujeta a los cambios estacionales de la moda,  define a todo un estrato social y a una generación que está en peligro de extinción.

Los personajes que aparecen en mis trabajos se interpretan a si mismos con una vuelta de tuerca, subiéndoles ligeramente de volumen.

Tributo a la bata: homenaje a la moda de madres y abuelas

En 2014 Lucía fue a un pueblo de la Mancha a fotografiar la boda de su prima, Villamienzo. Ahí conoció a Constancia, una de las protagonistas de esta serie que tomó forma con ella y sus amigas en un shooting que hoy nos muestra una realidad que muchos de los que tienen pueblo reconocerán.

¿Cómo fue tomando forma?

Hablo de la mujer pero también de un hecho social, geográfico, económico, político… En esta boda me hice amiga de Constancia, una mujer que hoy tiene 93 años. Un alma sensible que escribe poemas, aunque siempre ha sido una mujer de su casa. Cuando nos despedimos, me dijo con lágrimas en los ojos “Esta es la última vez que nos veremos”. Y yo le respondí “Volveré”. Un año después organizamos a sus amigas para este shooting. Aparecí con una furgoneta llena de batas (Unas compradas al kilo en el Rastro de Madrid y otras (de estampados bizarros) creadas por mí con la ayuda de un amigo diseñador –Julen Ariztegui-). También llevé complementos: Gorros, gafas, pañuelos…

Fueron 2 días de sesión. Ellas no se lo esperaban así, pero lo disfrutaron mucho y lo recuerdan como una gran aventura. Se han hecho famosas y dicen “Quién lo iba a imaginar, a nuestra edad”. Con este proyecto quería homenajear a esa mujer que no ha ganado medallas, ni sueldo ni se le ha hecho ninguna estatua en un parque.

¿Por qué la bata y no otra prenda del armario de nuestras madres y abuelas?

La bata es un uniforme de trabajo. A partir de esta prenda explico quién es esa mujer, cuál era su rol en la sociedad: El del cuidado del hogar y los suyos. Se trata de un trabajo no remunerado. Ellas han sido el soporte emocional de toda una sociedad. También, además, una fuerza de trabajo. En cambio, no ha tenido acceso a una participación activa en la vida política, económica ni intelectual de la sociedad. Ella no ha dictado las leyes, sino que las ha acatado.

Hay otras prendas en su armario dignas de estudio: la faja, el traje de novia, el traje de madrina, el traje de ir a misa. Pero esos son complementarios a mi estudio. Los satélites que complementan a la bata, que habla de trabajo, dedicación, amor y resiliencia.

Tributo a la bata: homenaje a la moda de madres y abuelas

Como mujer que soy impulsora y receptora del cambio pienso que uno tiene que mirar hacia atrás para examinar qué es lo que se abandona y qué es lo que se quiere conservar

¿Cómo es esa mujer que usa bata?

Las mujeres que retrato están ubicadas en Europa del sur y del Este. Tienen 70-80-90 años, pertenecen a la clase trabajadora y son esas mujeres eslabones del cambio vivido en la sociedad. Pero también son la última generación en la que el cambio es evidentemente brusco: sus hijas han podido estudiar, ocupar posiciones en la sociedad, tomar decisiones sobre su propia vida. Esas hijas han salido por primera vez en la historia de la humanidad de los roles establecidos.

¿Crees que después que estas generaciones que se van, las hijas y nietas de la bata volveremos a usarla?, ¿cuál crees que sería la bata moderna?

No hay bata moderna. El hombre y la mujer se funden en su función en la sociedad, todo tiende al unisex lo cual está muy bien. Por supuesto se puede llevar bata, pero estaría re-significada, y como decimos «el hábito no hace al monje». Por ejemplo, yo tengo batas en casa (demasiadas, después de este proyecto)… pero no por ello soy una mujer de bata.

Me gustaría recorrer España, Portugal, Grecia, Italia. Rumania, Hungría, Polonia. Ahora trato de reunir fondos para dedicarme a ello. Me encantaría poder fotografiar, escribir, editar durante los próximos dos años.

El objetivo de Lucía es poder ampliar este universo fotográfico que muestra en «Homenaje a la bata», y para ello está en pleno proceso de reunir fondos para dedicarse de lleno. La idea es hacer un libro donde cada capítulo sea diferente al anterior, y ahora todos podemos contribuir a ello. En su página web Lucía Herrero ha creado un apartado de venta crowdfunding, donde poder comprar fotos frrmadas y numeradas, con las que además se apoya el proyecto. El costo de la fotografía es de 50 euros.  

Tributo a la bata: homenaje a la moda de madres y abuelas

Lucía Herrero busca una galería que la represente, y mientras ese momento llega prepara una exposición itinerante -puede que comience en Portugal- que llevará por título «Antropología fantástica» y que recoge 4 de sus proyectos: Tribus/Especies/El Hombre Reno/Tributo a La Bata.

Si quieres conocer más del trabajo de Lucía Herrero puedes ver, hasta principios de octubre, su serie expuesta TRIBUS en https://konventzero.com.

*Imágenes: Cortesía Lucía Herrero

 

 

thoughts?