La dieta Keto o cetogénica llegó a nuestras vidas de la mano de Kim Kardashian. La celebrity perdió -supuestamente- 25 kilos siguiendo al pie de la letra esta manera de comer en la que a grandes rasgos se come más grasa buena para perder más grasa mala.

via GIPHY

Suena a cuento chino, pero para que seas tú la que decida si atreverse o no con esta nueva forma de comer, aquí te lo contamos todo:

Lo primero que tienes que saber es que no son pocos los endocrinos que creen que esta dieta es mejor que otras que pusieron también de moda los famosos como la Dukan o la Atkins.

Suponemos que el hecho de que esta dieta se basa en la ingesta de grasas buenas como el aguacate, el pescado azul o el aceite de oliva tiene mucho que ver en que esta dieta haya tenido un buen recibimiento entre los expertos.

La dieta también elimina alimentos llenos de azúcar y almidón, como el pan, la pasta, la bollería industrial, dulces, el arroz y las patatas…

via GIPHY

 

Además, al ser baja en carbohidratos (tendrás que bajar tu ingesta a no más de 20 gramos diarios), obligarás a tu cuerpo a consumir más energía si lo combinas con la práctica de alguna que otra actividad física mayor a caminar de tu casa al coche. Recuerda, ninguna dieta te ayudará si no te mueves. Este es un punto básico.

Al mismo tiempo, si bien no son muchas las dietas que se pueden mantener durante mucho tiempo, lo cierto es que dieta Keto sí se puede convertir en nuestro modo de alimentarnos. Aunque recuerda, si padeces diabetes, hipertensión o estás lactando, lo mejor es que consultes con un especialista cual es la mejor dieta que va contigo.

Si la pruebas, cuéntanos qué tal te fue.

via GIPHY

 

Fotos: Getty Images

thoughts?