¿Cuántas veces has pensado que te encantaría organizar una comida al aire libre? Sin embargo, el hecho de no tener una terraza o un jardín en casa afortunada aquella que tenga de esto te lo complica todo un poco más. ¡Tranquila! El picnic es tu solución (y la de medio mundo). Pero cuidadito con lanzarse a la ardua tarea de organizar uno sin tener claras varias ideas: ¿Sabrías qué llevar? ¿Qué comida preparar? ¿Bebidas? ¿Postres? ¿Dónde hacerlo? Respira hondo y cálmate. Como sé que tienes mil y una cosas más importantes que hacer que ponerte a buscar cómo organizar el picnic perfecto, ya lo he hecho yo por ti. Que bueno, yo también tengo cosas importantes que hacer, pero a mí me pagan por esto. Así pues, bienvenida a la mejor guía que podrás encontrar en todo Internet, ya me lo digo yo todo, para convertirte en la reina del picnic. Y sí, te va a quedar de cine porque algunas películas nos han enseñado mucho sobre el tema.

¿Por ejemplo? Audrey Hepburn y Gary Cooper en ‘Ariane’. © Getty Images
  • Los picnis NO son para las noches

No señor. Y no porque te dé miedo la oscuridad (que también), sino porque los animalicos que viven en el campo, parque o similar, tienen que descansar. Bueno, eso y que de día puedes ver dónde te sientas y no te arriesgas a plantar tu lindo trasero en alguna sorpresita inesperada.

Sí, House, estoy queriendo evitar eso que todos estáis pensando.

Además, ¿has visto que en alguna película se vayan de picnic por la noche? Pues eso.

  • Low cost Vs. million dollar picnic

Como todo en esta vida, en los picnics también hay clases. Dependiendo del presupuesto, llevarás una botella de champagne, una orquesta, camareros y vajilla de porcelana, a lo loco (como Audrey y Gary en Ariane)… O te conformarás con una barra de pan, queso, una botella de vino y unas cuentas manzanas, como el señor Carl Fredricksen y su mujer en Up. Morimos de amor.

Sí, Disney sabe dónde dar para emocionar.

También hay un termino medio en el que puedes combinar un buen vino y copas de cristal con embutidos, quesos, distintos panes, aceitunas y frutos secos:

Pineado aquí.
  • Picnic & the city

Cuando se habla de campo, podríamos decir que cualquier espacio con árboles y césped es bienvenido. Vaya, que los parques urbanos son una gran opción si no quieres desplazarte en coche y tardar dos horas en aparcar. Así pues, fijémonos en Pretty Woman y su picnic metropolitano en un parque cercano a Rodeo Drive.

Y si Richard Gere te lee luego un libro, para qué queremos más.

También sirve la idea aunque no haya un parque cerca, pero sí unas bonitas vistas a la ciudad. Punto extra si toca río de por medio y mega-punto si la ciudad en sí es París…

Pineado aquí.
  • Al fin del mundo (o casi)

Si lo que quieres es desconectar de verdad, sal de la ciudad y planta la manta (luego te haré el listado de lo que necesitas) en el primer terreno liso o mullidito que veas. Y si es debajo de un árbol en plena puesta de sol, como en Armageddon, pues de lujo. Eso sí, necesitarás galletas Dinosaurus para rememorar la mítica escena de esta inolvidable película. O a la orilla del mar… ¡Qué romántico!

Pineado aquí.
  • No te líes con la comida

Si por algo se caracterizan los picnics es por ser planes frescos, divertidos, alegres y sin complicaciones. Es decir, nada de llevar un tupper con un cocido madrileño. No es el momento de demostrar que ver MasterChef está dando sus frutos.

Bueno Gordon, algo sí que hemos mejorado, no te pases anda.

‘Keep it simple’, que dirían los norteamericanos. ¿Cómo? Pues con unos sencillos sándwiches, como en Frozen, y todo solucionado. Aunque también podrías apuntarte a la dieta Disney.

Ya de cuantos pisos te hagas el sándwich es cosa tuya.

Funcionan todos los tentempiés fríos que se te ocurran, las tablas de quesos con mermelada y un poco de miel, las ensaladas fáciles, las brochetas de verduras, las tartaletas o quiches, las bandejas de frutas coloridas… Ten claro que a veces el triunfo no pasa tanto por complicarse con la receta, sino por planear cada detalle de su presentación (y en eso Pinterest tiene todos los apuntes para el sobresaliente).

Pineado aquí.

Una vez tenemos los víveres, la bebida y la idea general, hay qué pensar en los utensilios. ¿Mi consejo? A no ser que quieras preparar un picnic ‘ultramegaexclusivo’ como el de Gary Cooper y Audrey Hepburn, el cartón será tu mejor aliado. Antes de salir de casa, revisa esta lista con los enseres (qué gran palabra) básicos que no puedes olvidar:

  • Una manta XXL y (opcional pero se agradece) cojines

Quien dice manta dice tela grande o toalla enorme. No me seas cazurra y te lleves una batamanta. Pero en serio, en este caso el tamaño sí  importa. Recuerda que estás en un entorno con fauna a tu alrededor y todo lo que caiga fuera del mantel corre peligro de ser interceptado por algún animalillo. ¿Quieres que una ardilla te robe tu comida?

Pineado aquí.
  • Una cesta de mimbre

No me preguntes por qué, pero en todo picnic que se precie tiene que haber, al menos, una cesta de mimbre. Recuerda que este año, el bolso del verano no es de piel, es una cesta de paja. Así que no hay excusas…

[galeria]

  • Platos, vasos, servilletas y cubiertos desechables 

Ya que no vas a tener que cortar un entrecot, no te compliques. En cualquier supermercado los venden y si quieres algo más cuqui puedes ir a Flying Tiger y hacerte con cajas de picnic tan monas como esta.

Caja de picnic (servicio de mesa desechable para cuatro personas) por 5 euros. Cortesía de Flying Tiger.
  • Abridor

¿A qué no habías caído en eso? Claro, querida. Que las hormigas no van a poder abrirte las botellas de vino.

Y las mariquitas tampoco. Están ocupadas con otras cosas. como hacer malabares.

Ahora sí. Ya puedes disfrutar de un picnic perfecto. ¡Qué aproveche!

Pineado aquí.

thoughts?