Alexander Wang está perdido en el espacio; o algo así. Su colección dos, o como es su nombre original, Collection 2, fue una peculiar mezcla de sus últimos lanzamientos —ahí estaba la CEO pero también la mujer que se inspira en el Wild West como en su última entrega (SS19)—. Pero también hubo algunos guiños al grunge de Marc Jacobs para Perry Ellis, la colección que fue recreada por el mismo creativo para Resort 2019, y otros cuantos a la estética de Demna Gvasalia y su Balenciaga, que esta última es un tanto extraña considerando que Wang es antecesor del georgiano.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

A centerpiece of our #Collection2 finale look, our black slingbacks feature crystal nameplate details.

Una publicación compartida de alexanderwang (@alexanderwangny) el

Los 55 looks presentados por Alexander Wang dan, de cierta forma, el pistoletazo de salida, a una serie de espectáculos que se apoderarán de la Gran Manzana en los próximos días —Versace presentó su colección Pre-Fall 2019 el domingo y Chanel con su colección Métiers d’Art darán de qué hablar el martes—. Aunque no es un fashion week oficial, ciertamente Nueva York está comenzando a despegar, una vez más, como un referente de moda.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

The finale at Alexander Wang, Collection 2. 📹: @elmercer #alexanderwang

Una publicación compartida de WWD (@wwd) el

Pero de regreso a la colección dos del californiano que, cabe aclarar, está siendo presentada casi un año antes de llegar a tiendas, la mezcla de prendas, colores y siluetas es exótica. Sí, Wang es amante de la fiesta y busca siempre reivindicarse de acuerdo a las nuevas generaciones. Sin embargo, todo apunta a que su estética está pasando por un proceso de reinvención —su firma homónima ha tenido altas y bajas durante los últimos años—.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

The statement accessories of the #Collection2 runway.

Una publicación compartida de alexanderwang (@alexanderwangny) el

Entre lo más impactante, si tuviéramos que catalogar la colección, están las faldas en distintos tipos de cuero. También esas prendas, una falda y un slip dress, con sutiles flores sobre un satin en negro y terminado en encaje. Y claro que la opulencia fue comunicada por medio del ya emblemático Bodega Bag (Thank You) que alguna vez llevó Kylie Jenner, ahora pintada en verde y rosado. Muy probablemente la volveremos a ver en la mamá de Stormi Webster.

Como lo escribe Nicole Phelps en su reseña, ¿en dónde queda Wang con esta colección? Quizá este cambio tan abrupto, si comparamos sus inicio con el presente, es solamente un “prueba y error” antes de que el creativo vuelva a darnos colecciones tan extraordinarias como solía hacerlo. Es parte del proceso…

Fotos: Getty Images

thoughts?