El actor de ultra de moda, Timothée Chalamet, está cansado de trabajar sin parar, por lo que anunció que se tomará un descanso de su carrera profesional. Pero no te alarmes, se refiere a unas vacaciones muy bien merecidas— para recargar pilas y regresar a trabajar con la mejor actitud y sensibilidad para interpretar a sus variados personajes.

Y es que el actor de Call Me By Your Name ha trabajado sin parar en los últimos dos años, razón por la que nos ha deleitado con sus divinas actuaciones. Timothée dijo a Entertainment Weekly que “es la primera vez en casi dos años que puedo respirar, así que lo estoy saboreando”.

Gracias a su arduo trabajo es que ya podemos verlo en filmes como A Rainy Day in New York, del director Woody Allen; en The King, de Netflix; y en diciembre lo veremos en Mujercitas, de la directora Greta Gerwig. Además, el próximo año estrenará The French Dispatch, de Wes Anderson; y Dune, de Denis Villeneuve.

La película de Anderson es “una carta de amor a los periodistas ambientada en la delegación de un periódico estadounidense en una ficticia ciudad francesa en el siglo XX”, como él mismo lo explicó. A su vez, en la cinta de Denis, Timothée interpretará a alguien llamado Paul Atreides.

¡Qué bueno que se vaya de vacaciones! En nuestra muy humilde opinión debería aprovechar para pasear con su amada Lily-Rose Depp, y compartirnos varios de esos románticos momentos como el que vivieron hace poco en Capri, Italia, siempre y cuando no se le haga costumbre darse tantos breaks y nos descuide a los fanáticos. Igual estamos a la espera de que confirme su papel como el príncipe Eric en el próximo live-action de Disney, La sirenita —crucemos los dedos.

*IMAGEN: Getty Images
thoughts?