Uno de los edificios más emblemáticos de la capital noruega, Sommerro, una central eléctrica, hoy se ha transformado para dar vida a un moderno hotel de lujo. Se trata de la antigua sede de Oslo Lysverker, la compañía eléctrica original de la ciudad, cuya recuperación constituye un homenaje al patrimonio cultural noruego. 

Ubicado en Oslo, Sommerro ha sido posible gracias a Preferred Hotels & Resorts, el grupo de hoteles independientes de lujo más grande del mundo. Dotado de vistas panorámicas de la capital de Noruega, este hotel art decó cuenta con sus 231 habitaciones, 56 residencias de marca, siete restaurantes, y tres bares.

También, cuenta con espacios para reuniones y eventos con capacidad para 150 personas, un teatro con 100 asientos, gimnasio, espacio wellness y una alberca con sauna y terraza en la azotea de la ciudad.

Sommerro, la antigua central eléctrica de Noruega que se transformó en un hotel de lujo

“Sommerro rinde homenaje a una fusión de estética neoclásica contemporánea con elementos originales que han sido meticulosamente restaurados y desarrollados por el estudio local LPO Architects en colaboración con el estudio GrecoDeco, con sede en Nueva York y Londres”, explica Preferred Hotels & Resorts en un comunicado.

“Entre los detalles art decó más destacados se encuentran el suelo de parqué de roble, los muebles a medida tapizados con motivos noruegos de los años 30 y los elegantes cuartos de baño con azulejos personalizados, agrega.

Curado por el director del museo y crítico de arte de renombre internacional, Sune Nordgren, el hotel está adornado con una extensa colección de arte de artistas locales emergentes.  

Además, el hotel está repleto de uno de los artistas noruegos más destacados, Per Krohg, con piezas únicas que incluyen un fresco gigante en la pared y un mural en el techo que hace un saludo a la herencia cultural del país.

Sommerro, la antigua central eléctrica de Noruega que se transformó en un hotel de lujo

Nueva cocina nórdica

Preparado para convertirse en uno de los destinos culinarios más codiciados de Oslo, Sommerro cuenta con siete restaurantes, incluyendo el único restaurante en la azotea de la ciudad.

También están Barramon, un bar de tapas y vinos españoles, y Plah, que ofrece una cocina refinada a cargo del “mejor chef tailandés” de Noruega, Terje Ommundsen. 

Ekspedisjonshallen, por su parte, es un restaurante abierto todo el día en el antiguo vestíbulo donde los ciudadanos pagaban sus facturas de electricidad, que cuenta con un bar de cócteles inspirados en los años veinte. 

To Søstre es un lugar para tomar el té de la tarde aderezado por mimosas y servido en carritos de pasteles bajo las notas de conciertos de música clásica. 

Sommerro, la antigua central eléctrica de Noruega que se transformó en un hotel de lujo

Asimismo, Tak Oslo es un restaurante nórdico-japonés de la galardonada chef sueca Frida Ronge, donde los huéspedes pueden saborear platos hiperlocales y de temporada con productos noruegos sostenibles y mariscos. 

Entre las novedades por las que Sommerro ha destacado, está la regla de las ‘8 horas’ para los empleados, para garantizar el equilibrio entre la vida laboral y personal: 8 horas de trabajo, 8 horas de diversión y 8 horas de sueño. 

Finalmente, Sommerro es una casa abierta e inspiradora donde los visitantes y los lugareños puedan reunirse para experimentar una variedad de programas y actividades inmersivos en sus animados espacios sociales. 

Con la curaduría de la música y compositora de jazz residente, Maren Selvaag, el hotel será el anfitrión de una serie de eventos musicales y culturales inspirados en la nostálgica escena musical de la década de 1930.

Sommerro, la antigua central eléctrica de Noruega que se transformó en un hotel de lujo

thoughts?