Hay obsesiones que no se pueden soltar, y Paris Hilton y Lindsay Lohan son un excelente ejemplo de eso. ¿Por qué seguimos hablando de ellas en 2019?

Hace más de 10 años que esas dos no comparten ni el oxígeno del mismo avión, sin embargo, siguen dándonos de qué hablar, y su feudo, como lo bautizó Vanity Fair, sigue tan vivo como en 2007.

Atrás quedaron las noches de fiesta loca por Los Ángeles o Nueva York (¿se imaginan que hubiera existido Snapchat en ese entonces?), los antros, las botellas de champaña, las madrugadas y las confesiones en el baño (¡qué bueno que no existía Snapchat!). Pero estas dos se las han ingeniado para seguir apareciendo en la misma oración, y no solo en los recuerdos de sus fanáticos, sino en los medios.

Paris Hilton va al programa de Watch What Happens Live y de todas las cosas que pudieron haberle preguntado, cuando llegan al “3 tres cosas agradables de____”, meten a Lindsay Lohan en la conversación. ¡¿Por?! ¡Es 2019! ¿Qué no se ha peleado con nadie más en 12 años? (Kim Kardashian, ¿por ejemplo?).

Pero Paris no se resiste y suelta el veneno… el fuego se enciende, y de repente, todos nos sentimos en 2006 y morimos por saber lo que va a contestar Lindsay. Porque si ya te picaron, pues respondes.

Elegantemente Lindsay no hizo comentario alguno, pero su representante le dijo a Us Weekly que “obviamente Paris necesita sentirse relevante y está necesitada de atención”. ¿Lo sienten, sienten como el problema rebota de lado a lado y de repente volvemos a estar pegados a la tele viendo TMZ? (En un mundo pre-Twitter e Instagram).

Meses después sale el nuevo video de Paris Hilton y Lindsay suelta el veneno con una elegancia digna de aplauso. En una movida que todos los fans de este feudo y sus años dorados agradecimos, Lindsay subió una foto viejísima a Twitter donde aparecen las dos y puso “#beyond friends are true. Love @parishilton congratulations on your new song!” Usando la misma palabra que Paris usó para “describirla” en el programa de Andy Cohen.

Pero la historia sigue, porque la obsesión no se puede detener, y cuando Lindsay va a un programa de radio en Australia, ¡por supuesto le tienen que preguntar por Paris Hilton! ¿De verdad les gustará seguir siendo parte de esta historia o ya estarán hartas de que las sigan conectando cuando no han sido amigas en años?

Después de la elegante movida de Lindsay en Twitter, Paris obviamente tiene que hacer algún gesto amable, y encuentra la primera oportunidad para decir que habló sin pensar y que su mamá siempre le ha dicho que si no tiene nada bueno qué decir sobre alguien, mejor no diga nada.

Claro, ¿qué más iba a decir cuando ya había trapeado con Lindsay?

Pero lo más sorprendente de todo esto es que aquí estamos, en pleno 2019, siguiendo de cerca los movimientos de cada una de ellas, a ver en qué momento volvemos a ser testigos del #PathologicalLiar que desató toda la conmoción en 2006.

Paris Hilton es toda una empresaria, viaja por el mundo, vende zapatos, perfumes, discos, libros… Lindsay tiene una película este año, ambas han seguido su camino, con altas y bajas, y ninguna necesita de la ayuda de la otra para brillar. A las dos les ha ido bastante bien, a su manera, entradas y salidas de rehab de lado, pero ambas están muy bien paradas en sus carreras y en sus vidas, con sus propios escándalos y dramas.

Sin embargo, no nos podemos resistir y cada vez que haya una oportunidad de encender la llama y ver cómo responden, ¡lo vamos a hacer! Y luego aquí vamos a estar, monitoreando el feudo, para ver cuál será el próximo movimiento.

¿Quién creen que sea la próxima en ir #Beyond?

*IMAGEN: Getty Images
thoughts?