Miuccia Prada presenta una rebelión con todos los principios históricos para su colección AW19 de Miu Miu. Ah, y nos recordó la forma de llevar un bolso.

Paris Fashion Week ha llegado a su último día y la Ciudad de la Luz se vaciará en las próximas horas luego de un par de días melancólicos pero con demostraciones fascinantes. Tan solo horas después del último tributo de Chanel para Karl Lagerfeld, Miuccia Prada presentó a su mujer Miu Miu. Una muy camaleónica esta temporada y que regresa a la feminidad.

El espacio fue diseñado por Sharna Osborne y consistía de una especie de contrastes con televisiones análogas y pantallas de LED —algo muy similar a las instalaciones de Programmed: Rules, Codes and Choreographies in Art en el Whitney Museum—. Las imágenes proyectadas en estas activaban un mood muy particular con filtros retro y desgastados que lograban darle una tercera dimensión a la colección. Pero también, eran como un tributo a la delicadeza de ser mujer.

Prada se refirió a la entrega como una rebelión. Catalizadora y potente desde el primer look que tocó la pasarela. Capas en azul navy, prendas en camuflaje militar, cuero con shearling y, finalmente, organzas y crochet. Liderada por esa manía de mantener el bolso al codo como solíamos llevarlo en los aughts.

Recordemos que Miu Miu es la mujer antes de Prada —Miuccia lo deja claro con esos diseños ultra girlie y que cualquiera a sus 15 años sueña tener y vestir—. Es por ello que cada una de las prendas parecen atemporales, como las capas de cuero craquelado, las parkas o los vestidos muy prairie.

Solo Miuccia Prada puede soltar una sinfonía delicada con toques oscuros ultra penetrantes. Y sí, Miu Miu es eso esta temporada.

 

*IMAGEN: