El día de la esperada entrevista entre Meghan Markle y el príncipe Harry con Oprah Winfrey, llegó, y podemos decir que hubo revelaciones sorprendentes, algunas otras muy delicadas, pero sobre todo, vimos a una pareja enamorada que se respalda mutuamente sin importar qué, y esto ha quedado claro desde el primer día.

Entre las confesiones más sorprendentes que Meghan hizo, fue que la carga de ser parte de la familia real británica al no ser de piel blanca, la hizo tener pensamientos suicidas. El “racismo vivido dentro de la casa real y por parte de los medios de comunicación” influyó en su sentimiento de que “ya no quería estar viva”, dijo la duquesa de Sussex.

Durante los cuatro años que Meghan Markle realizó su rol dentro de la monarquía estuvo preocupada por su salud mental. Varias veces le pidió ayuda a la institución, pero aseguró que le negaron la solicitud de internarse en un centro de recuperación por la imagen negativa que podría proyectarse. Harry añadió: “La familia tiene una mentalidad de ‘esto es lo que es, no se puede cambiar’. No tenía en quién apoyarme. Para ambos, hubo “falta de entendimiento y apoyo por parte de la familia real y de los medios. Tenía miedo de que se repitiera la historia de mi madre”, dijo, en relación a Diana de Gales, quien sufrió depresión y murió perseguida por la prensa amarillista. 

Otra de las revelaciones importantes que hizo Meghan fue, que dentro de la casa real, existieron “preocupaciones y conversaciones sobre lo oscura que podría ser la piel cuando nazca”, refiriéndose al primogénito de la pareja, Archie, afirmación que Harry respaldó sin decir más. Entonces, lo más seguro es que esa preocupación haya renacido con el anuncio de su segundo embarazo.

Esta fuerte confesión hizo que varias mujeres afroamericanas o mestizas influyentes, se expresaran en redes sociales. “El impacto de la opresión sistemática y la victimización son devastadores, aislantes y con demasiada frecuencia letales”, publicó en su cuenta de Instagram la tenista Serena Williams, amiga de Meghan. Al escribir que sabía de primera mano cómo se usa el sexismo y el racismo “para despreciar” a las mujeres de color, Williams añadió: “Quiero que la hija de Meghan, mi hija y tu hija vivan en una sociedad impulsada por el respeto”.

Y es que, la pareja reveló en la entrevista que esperan a una niña para este verano.

Bernice King, hija de Martin Luther King, también se sumó a la reacciones solidarias, tuiteando que “la realeza no es un escudo contra la devastación y la desesperación del racismo”, y agregó: “Estoy agradecida de que Meghan Markle siga aquí”. Amanda Gorman, por su parte, elogió la “valiente” decisión de Meghan de dejar la familia real. “La fuerza de Meghan ciertamente redefinirá a la familia en todas partes. Piensen en las mujeres que se sentirán inspiradas a defender sus vidas, las parejas que serán más amables y valientes que los parientes en los que nacieron”, escribió en Twitter.

Para el Príncipe Harry, uno de los momentos clave que comenzaron el inevitable camino hacia el Megxit, fue la primera gira que hicieron como matrimonio, en Australia. “Meghan se portó espectacular con la gente. Eso a la familia real le trajo recuerdos y no les gustó”, dijo en alusión a cuando su madre robó todos las miradas y el Príncipe Carlos no se sintió conforme. De hecho, ha asegurado que su padre no le contestaba las llamadas cuando anunciaron su retiro de la familia real, pero que ahora sí se hablan. “Me decepcionó”, dijo. Y respecto a la relación con su hermano William, reveló: “En este momento… hay un espacio entre nosotros. Espero que las heridas se curen con el tiempo. De cualquier manera, estoy orgulloso de todo lo que hemos pasado juntos”.

Sin duda es una historia de amor personal y de amor de pareja que aún no termina. El Palacio de Buckingham no ha respondido aún, pero de hacerlo, te mantendremos informada.

*IMAGEN: YouTube
thoughts?