La duquesa de Sussex, Meghan Markle, se ha involucrado en otra polémica, por si fueran pocos los temas complicados en los que se ha visto envuelta desde que comenzó su relación con la realeza británica. Esta vez, tiene que ver con información publicada en el libro Finding Freedom, y con la carta que envió a su padre cuando aún vivía en Inglaterra.

En el libro Finding Freedom, una historia “no autorizada” por Meghan Markle y el Príncipe Enrique (al menos eso se dijo en un principio), los autores Omid Scobie y Carolyn Durand narran la “historia de libertad” de los duques de Sussex para formar una “familia real moderna”. A pesar de que hace unas semanas los abogados de Meghan negaron rotundamente que la esposa de Enrique hubiera dado información a los autores para la redacción de este libro, ha trascendido que al parecer sí lo hizo. 

Presuntamente, Meghan autorizó a través de una tercera persona, compartir con los autores detalles sobre la existencia de la carta que dirigió a su papá. “Meghan estaba preocupada de que la narrativa de su padre en los medios, de que ella lo había abandonado” se repitiera en el libro, asegurando que incluso la duquesa había tratado de llamar a Thomas Markle, así como de enviarle mensaje de texto, esto antes de escribirle una carta”, dijo una fuente cercana a Meghan.

“En respuesta (como corresponde o de igual forma), ella indicó a una persona a la que sabía que ya se le habían acercado los autores, que la verdadera postura mencionada arriba, (que esa persona y varias otras que conocían al demandante ya conocían) podía ser comunicada a los autores para evitar cualquier tergiversación futura. No sabe en qué medida ni en qué términos se compartió con los autores esta pieza de información acerca de sus comunicaciones con su padre”, se lee en los documentos que la defensa de Meghan entregó a la Corte.

Asimismo, entre la nueva información que ha salido a la luz en medio de la demanda que Meghan mantiene en contra de los medios Mail on Sunday y Mail Online, al parecer la duquesa no escribió completamente sola la carta a su padre, sino que su equipo revisó e incluso cooperó con información que debía añadir, específicamente el secretario de comunicaciones del Palacio de Kensington, Jason Knauf. 

“Ella compartió un borrador de ese borrador con su esposo y el señor Kanuf en busca de apoyo, ya que este fue un proceso profundamente doloroso que vivieron con ella. En el curso de una discusión entre ellos, el señor Knauf proporcionó comentarios sobre ese borrador, más no una redacción real, ya que se trataba de una carta personal entre hija y padre. Los comentarios proporcionados por el señor Knauf fueron en forma de ideas generales, en lugar de una redacción”, se lee también en los documentos utilizados por la defensa de Meghan. 

¡El caso se pone interesante! Esta información podría dar un giro inesperado al caso, y no precisamente beneficiar a Meghan. ¿Qué pasará?

*IMAGEN: Getty Images
thoughts?