Finales de octubre, fecha en la que todos esperábamos que esta pandemia ya hubiera pasado a la historia… Con todas las precauciones sanitarias, un grupo meticulosamente seleccionado tuvo la fortuna de vivir de cerca la inauguración de la colaboración del Taller Casa Don Juan y Louis Vuitton en el Grand Fiesta Americana Oaxaca, Oaxaca.

Docenas de artesanos del país concursaron para ser quienes, con su imaginación y su técnica, decoraran el canvas de baúles de todos tamaños de la maison. Sin embargo, fue San Martín Tilcajete, Oaxaca, la región ganadora. Los maestros artesanos del Taller Casa Don Juan, lidereados por Waldo Hernández, conmovieron con su arte y su experiencia a los encargados de buscar a los mejores para esta segunda colaboración. Power Animals es una selección de baúles intervenidos que muestran la tradición zapoteca de 20 animales de poder. Camaleón, serpiente, coyote, tortuga, iguana, armadillo, venado, conejo, rana, perro, chango, búho, tlacuache, jaguar, águila, cenzontle, mariposa, caracol, pez y colibrí se mueven entre herrajes y canvas, desplegando sus hermosos colores. Estos animales de poder se encuentran en el calendario zapoteca y regularmente se esculpen en tallas de copal, son conocidos mundialmente como los alebrijes oaxaqueños. Waldo nos contó que el ajolote y la mariposa monarca fueron agregados por estar cerca de su corazón.

Taller Casa Don Juan trabajó de la mano del equipo de Vuitton para lograr trasladar al canvas el colorido exacto de los animales, así como el movimiento y la dimensión que puede apreciarse en cada uno de ellos. El trabajo de los artesanos está absolutamente reconocido y protegido por el equipo de la maison francesa y por quienes formaron parte de este proyecto, ya que el comercio justo y la admiración por el arte y la autoría se reflejan en el diálogo directo y abierto que cada cliente tendrá con el Taller Casa Don Juan no solo para indicar cuál es el animal de su preferencia, sino también para liquidar la operación.

Con absoluto respeto y buenas prácticas en el marco de la Ley Federal de Derechos de Autor y la Ley de Salvaguardia de los conocimientos, identidad y cultura de las comunidades indígenas, cada intervención es única, original y será pagada directamente por cada cliente al taller. Louis Vuitton cobra el baúl y el cliente hace el pago por obra al Taller Casa Don Juan, más claro imposible. Los artesanos nos contaron lo que esta colaboración ha significado para ellos y para la evolución de su arte, ya que su visión se transformó al darle movimiento a los animales que parece que recorren cada pieza, al igual que la intensidad de los colores que aplicaron.

La personalización es un símbolo no solo del saber hacer o de dominar una técnica, sino del lujo de eternizar una pieza, de pensarla para un momento o una persona especial y en ese renglón Louis Vuitton es experto. La maison ha abierto sus puertas a arquitectos, diseñadores y artistas para intervenir desde marroquinería, hasta objetos decorativos, empaques, joyería y perfumes que han sellado el compromiso de Vuitton con la artesanía fina y con cualquier tipo de arte a nivel internacional. Maestros artesanos de San Martín Tilcajete tendrán la oportunidad de intervenir un canvas monograma para exhibirse como parte de las obras de arte que decorarán la nueva tienda Louis Vuitton Palacio de Hierro Santa Fe.

Este viaje fue la oportunidad para llenarme de orgullo por lo que en mi país se hace, por el reconocimiento a una maestría en técnica, en talento, por el crecimiento y el beneficio para una comunidad y por verlo proyectado a nivel mundial. Dos culturas y dos expertos en sus áreas respectivas participan en una colaboración espectacular para todo aquel que quiere hacerse de una pieza de arte única, llena de tradición y de alma.

*IMÁGENES: Cortesía de Louis Vuitton
thoughts?