Cada vez son más las personas que entran al mundo del veganismo o comienzan a seguir una dieta vegetariana, en donde el consumo de productos animales es mínimo o nulo. Aunque muchos digan que es dañino para la salud, si consumes los alimentos correctos y agregas proteína de origen vegetal a tu dieta, lograrás tener un plan alimenticio saludable.

Una persona puede probar una dieta vegana por motivos de salud, bienestar animal o religiosos. Obtener las suficientes protegidas, vitaminas y minerales esenciales puede llegar a ser más fácil de lo que muchos creen al llevar una dieta libre de productos animales. Aquí te enumeramos una serie de fuentes de proteínas que debes sumar a tu día a día.

SEMILLAS DE CHÍA

Estas pequeñas potencias nutricionales contienen aproximadamente 3,5 gramos de proteína por dos cucharadas. También están repletos de otros nutrientes importantes para dietas a base de plantas, como calcio, hierro o zinc.

TOFU, TEMPEH Y EDAMAME

Los productos que se encuentran entre las fuentes más ricas en proteínas en una dieta basada en plantas. El contenido de la proteína puede variar según como se prepare la soja. El tofu firme contiene aproximadamente 10 gramos de proteína por 1/2 taza. Los frijoles de edamame contienen 8.5 gramos de proteína por 1/2 taza y el Tempeh contiene aproximadamente 15 gramos por media taza.

El tofu adquiere el sabor del plato en el que se prepara para que pueda ser una adición versátil a la comida. Ademas, los productos de soya también contienen buenos niveles de calcio y hierro, lo que los convierte en sustitutos saludables de los productos lácteos.

LENTEJAS

Ya sean rojas o verdes, esta leguminosa contiene mucha proteína, fibra y nutrientes clave como el hierro y potasio. Por esta razón son una buena adición a tu dieta diaria, más por ser una gran fuente de proteína. Se pueden comer en guisos, curry, ensaladas o arroz para dar una porción extra de proteína en tu comida.

GARBANZOS

Los garbanzos se pueden comer fríos o caliente, ademas son muy versátiles para las recetas. Contienen alrededor de 7,25 g de proteína por taza y si te haces un sándwich con humus, obtienes una alternativa saludable a la mantequilla.

QUINOA

La quinoa es un gran con alto contenido proteico, la cual cocida puede aportar a tu dieta 8 g de proteína por taza. Este grano también es rico en magnesio, hierro, fibra y magnesio, los cuales son ideales para los huesos y tu piel.

SEITÁN

El seitán es una proteína completa a partir de la mezcla de gluten de trigo con diversas especias. Es el sustituto ideal de la carne saludable y rico en proteínas. Cuando se cocina en salsa de soja, la cual es rica en aminoácido lisian, el seitán se convierte en una fuente de proteína completa que ofrece 21 gramos por 1/3 de taza.

LEVADURA NUTRICIONAL

Estos cupos de color amarillo nuez son esenciales para quienes llevan una alimentación a base de plantas. Dos cucharadas contienen aproximadamente 8 gramos de proteína, una amplia dosis de hierro y una gran cantidad de vitaminas B.

BRÓCOLI

Esta verdura cocida contiene casi 4 gramos de proteína, lo cual es bastante para una verdura. De hecho, el brócoli contiene más proteínas que algunos tipos de carne de res. Si bien, tendrías que comer una tonelada de brócoli para igual la cantidad de un bistec, creo que la mayoría de los veganos están listos para este delicioso y verde desafío.

SEMILLAS DE CAÑAMO

Al igual que las semillas de chía, las semillas de cáñamo son una proteína completa. Las semillas de cáñamo contienen 5 gramos de proteína por cucharada y son fáciles de mezclar con ensaladas, batidos y smoothie bowls para agregar un toque de proteína de origen vegetal.

*IMAGEN: Getty Images

thoughts?