¡Tranquila, no es lo que estás pensando! Kim Kardashian y Kanye West se pararon juntos en el escenario de la fiesta de escucha del nuevo álbum del rapero – Donda – para representar una boda, pero solo fue eso, un show. 

Kim apareció vestida de novia frente a su futuro ex esposo, luciendo un vestido de novia con velo que cerró el último desfile de Balenciaga Couture. La madre de cuatro hizo también una representación de la marcha nupcial hasta llegar al hombre con quien se casó en falso esta vez, durante No Child Left Behind, la última canción de la noche.

Es el tercer evento de este tipo que celebra Kanye, en el estadio Soldier Field de su ciudad natal de West, Chicago, frente a 40,000 fans que fueron vacunados contra covid-19 si no lo habían hecho.

Todo este espectáculo gira en torno al pasado de Kanye – quien ha solicitado cambiar su nombre legalmente a ‘Ye’, mientras que Kim asegura que conservará el apellido West (¿quién los entiende?) – pues además de haberse presentado en su ciudad natal, ‘Donda’ es el nombre de su madre, fallecida en 2007 después de complicaciones en una cirugía estética.

Durante el espectáculo, West dio a conocer una réplica de la casa de su infancia, escenario en el que también cantó con el rapero DaBaby y Marilyn Manson, mientras imágenes en blanco y negro, y collages de fotos de su madre se proyectaban en una pantalla enorme.

Sin embargo, el álbum del rapero, compositor y empresario multimillonario ha tenido múltiples retrasos desde su prometido lanzamiento el año pasado. Entre la pandemia y los trámites de divorcio con Kim Kardashian que comenzaron en febrero de este año, no ha podido salir a tiempo.

Donda también incluye colaboraciones con The Weeknd y Travis Scott, además de una muestra de Lauryn Hill.

A pesar de que los fans de esta ex pareja se emocionaron con un posible regreso, todas las personas cercanas a ellos aseguran que el divorcio sigue en pie, pero que siempre serán familia.

*IMAGEN: Getty Images

thoughts?