Al estilo de la Casa de Papel, el restaurante-hotel Atrio con estrellas Michelin en Cáceres, en el oeste de España, ha sufrido del robo de 45 botellas con valor de más de un millón de euros.

Podría sonar a una escena de película pero José Polo, copropietario y sumiller del restaurante ha hecho una petición a los ladrones del fino robo.  “Compraría el vino a los ladrones, especialmente al Château D’Yquem de 1806″menciona Polo.

El sumiller reveló que fueron robadas 10 botellas de Château D’Yquem de las añadas de 1806, 1883, 1884, 1891, 1899, 1900 y 1901 y más de 20 vinos Romanée-Conti, de Borgoña, los cuales supuestamente valen más de un millón de euros y se encontraban entre los excelentes vinos robados a la preciada bodega del Atrio en las primeras horas del miércoles 27 de octubre.

Además de una botella de La Tâche 1990, los ladrones robaron 24 botellas de vinos Romanée Conti Burgundy de las siguientes añadas: 1990, 1991, 1992, 1993, 1997, 1989, 1999 2001, 2002, 2003, 2009 y 2012, incluidos varios magnums.

Polo ha dicho que los ladrones tendrían dificultades para vender los vinos, ya que todos estaban contados. Sin embargo una fuente en Londres mencionó que los vinos son identificables en un mercado abierto, y claro que “siempre había excepciones” a los altos niveles de escrutinio realizados por los corredores de vinos finos.

Mientras tanto, Polo aclaró que los vinos robados habían sido asegurados antes del robo. Sin embargo, se encuentra devastado ya que “Más que las botellas de vino, nos robaron los sueños”, dijo.

El restaurante Atrio había vendido recientemente un vino Romanée-Conti por 35.000 € (29.642 libras esterlinas), pero tenían importancia en el Château D’Yquem de 1806, ya que tenía un valor de 350.000 euros (295.000 libras esterlinas). Habiendo adquirido la botella en la subasta de Christie’s, los enólogos de Château D’Yquem rescataron este vino en 2001, después de una rotura cerca del cuello de la botella, transfiriendo el vino a otra botella.

Polo comentó que una mujer, de unos cuarenta años, usando un pasaporte suizo y usando una peluca, estaba acompañada por un hombre, que llevó a cabo el robo.

“Fue el hombre quien llevó a cabo el robo. Este fue un trabajo profesional muy limpio, creo que la pareja había sido contratada para hacer el robo. Más bien como el robo de arte, es concebible que los vinos fueran robados por un coleccionista privado sin escrúpulos y desaparezcan en una colección privada” menciona Polo.

Polo explicó que la policía forense española de Madrid junto con la policía local estaban investigando el crimen. Durante la noche, la pareja llamó a la recepción pidiendo comida. Se informa que el robo ocurrió mientras la recepcionista hacía una ensalada y un postre para la pareja alrededor de la 1:30 a.m.

David Richardson, director de asuntos regulatorios y comerciales de WSTA, dijo: “Este es un crimen angustiante que parece haber sido dirigido específicamente contra este restaurante. Las empresas del sector del buen vino de todo el mundo estarán atentos a estas botellas. Esperamos que se recuperen pronto y que los perpetradores sean detenidos”.

¿Qué opinas sobre este robo? Algo verdaderamente inquietante y se podría decir que hasta de ficción.

IMAGEN: Cortesía de UNSPLASH
thoughts?