Por un lado, Corneliani tuvo su comienzo en una provincia italiana, en la región de Lombardia al Norte de Italia, llamada Mantua.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Mantua es un lugar rico en cultura.

Vivió su mayor esplendor durante el Renacimiento, bajo el gobierno de la familia Gonzaga, que sin duda influyó en el gusto y el estilo de la marca.

En 1930 un diseñador llamado Alfredo Corneliani, comenzó a producir impermeables y abrigos a mano.

Todo el proceso de sus prendas era artesanal.

Gracias al proceso único de diseño y producción, las prendas de Corneliani se comenzaron a hacer famosas. Todos los hombres que querían estar en tendencia, tenían una de sus prendas.

Todo iba bien hasta que llegó la Segunda Guerra Mundial y tuvo que parar la producción.

Años después, los hijos de Alfredo Corneliani, Claudio y Carlalberto fundaron una S.p.A (società per azioni, una sociedad anónima) en 1958.

Gracias a esto, el legado de su padre alcanzo una identidad mundial. Hasta el día de hoy es una empresa de diseño masculino italiano que destaca, entre las demás.

Entre 1970 y 2010, la marca tuvo grandes cambios. En el año 1974 abrió una gran planta de producción, en 1985 inauguró una oficina en Estados Unidos.

Durante el 2005 gano el Premio Leonardo a la Calidad y participó en el Pitti Uomo, como invitado especial, en 2001.

En 2016, Investcorp, una firma de capital privado con más de 30 años de inversiones exitosas. Adquirió la mayoría de las acciones de la marca, con el objetivo de continuar y acelerar el desarrollo internacional de la marca.

Corneliani posee un estilo exclusivo con sensibilidad y elegancia única, manteniendo sus raíces italianas arraigadas.

Hasta el día de hoy la fábrica de Corneliani en Mantua, sigue siendo el centro creativo de la empresa. Donde el diseño y la investigación se combinan en la producción de prendas y accesorios, desde prêt-à-porter hasta hechos a la medida.

Por el otro lado, Paul Surridge nació en 1947 en Inglaterra. Inicialmente estaba interesado en arquitectura y en fotografía hasta que descubrió en la televisión una serie llamada “The Clothes Show”.

Éste tenía como enfoque la moda.

Después de ver el show Paul, se dio cuenta que su pasión era la moda. Decidió seguir su sueño y estudió moda y marketing en Central Saint Martins.

Poco después de graduarse se convirtió asistente de Neil Barret, que en ese entonces era diseñador en Prada. Poco después lo contrató Ruffo y ayudó  a diseñar una colección de ropa masculina y femenina.

Paul fue buscado por Jigsaw y Bailey Menswear para trabajar en Nueva York.

Paul siempre quiso explorar el mundo y aprender moda de todos lados así que tomo el riesgo y viajo a Estados Unidos. Poco después de convirtió en el director creativo de Calvin Klein.

En el 2001 regreso a Europa y continuó como director creativo de Ruffo. En 2003 trabajo de la mano con Christopher Bailey en Burberry. Paul Surridge se convirtió en director creativo de Jil Sanders.

Remplazó a Alessandro Sartori como jefe de diseño en Grupo Zegna, en el año 2011.

En el 2017 entra como cabeza del departamento de diseño a Roberto Cavalli.

Su primer show fue la colección de primavera/verano 2018, que fue un éxito.

 

“Me siento honrado y orgulloso de proseguir con el legado de esta extraordinaria firma italiana”, “Esta es una oportunidad única de contribuir en un nuevo capítulo del universo de Roberto Cavalli, que celebra de forma positiva la belleza, sensualidad y poder de las mujeres. Mi intención es mostrar la pasión que comparto con los códigos y la visión sobre los que Roberto Cavalli ha construido su firma, al mismo tiempo que celebra la excelencia de la artesanía italiana”.

En el 2019 anunció su salida de Roberto Cavalli.

Paul Surridge había estado ausente de la industria de la moda hasta ahorita.

La prestigiosa marca italiana Corneliani, decidio buscar a Paul para darle la vuelta a la marca. Los primeros diseños de Paul Surridge formarán parte de la colección “Circle” primavera 2023.

Se presentaran  en la Semana de la Moda Masculina de Milán en junio.

La colección “Circle” se presentó por primera vez en primavera 2020. Esta colección intensifica el compromiso de la marca con la sustentabilidad. Le da a la nueva generación una nueva orientación para ser más conscientes con el medio ambiente.

“Paul es un diseñador de moda talentoso, con visión de futuro y experimentado, con un alma apasionada y una formación extraordinaria”, dijo el director ejecutivo de Corneliani, Giorgio Brandazza. “Esta colaboración es parte de un proyecto de relanzamiento global de la compañía que comenzó en 2022 y que está mostrando resultados de crecimiento muy alentadores, muy por encima de las expectativas”.

Esta mancuerna definitivamente va a ser un cambio para Corneliani.

Todo indica que será un cambio positivo y de beneficio mutuo.

thoughts?