El aceite de coco es uno de los productos más usados desde la década de los setenta por sus múltiples beneficios para la salud. Pero, ¿qué lo convierte en tu mejor aliado?

El puro de coco no es el único que existe, puedes encontrarlo en diferentes versiones, tales como el de coco orgánico y el extra virgen, que es el más utilizado. Cuenta con una infinidad de propiedades que mejoran la salud, una de ellas es el alto contenido de ácido laúrico, un ácido graso con factores antimicrobianos. Además, es excelente para bajar los niveles de colesterol.

Como seguramente ya sabes, también existe la leche de coco, y además de consumirse como alimento como fuente de energía, también tiene un uso tradicional terapéutico, por ejemplo, en Indonesia además de usar plantas medicinales, se utiliza para tratar quemaduras y heridas, y en otros países para evitar la caída del pelo e incluso como protector solar. Además, posee propiedades antivirales y es el mejor remedio para la gastritis y, aunque no lo creas, para quemar grasa abdominal y perder peso. Sin embargo, puede convertirse en tu mejor aliado de belleza y te decimos cómo utilizarlo:

Como crema hidratante

Aunque no lo creas, el aceite de coco contiene propiedades para hidratar la piel y es es uno de los mejores para el cuerpo, utilízalo cada dos días y verás resultados. Sus propiedades humectan, suavizan, y por si fuera poco, ayudan a eliminar las células muertas para ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro de tu piel.

Como base para depilarte

Cambia tu proceso de depilación y que aplicarte una cucharada de aceite de coco sea el primer paso. Definitivamente te ayudará a eliminar el riesgo de cortarte y de contraer infecciones, además, tendrás una piel hidratada.

Como acondicionador para el pelo

No es recomendable si tienes el pelo delgado y grasoso, sin embargo, si el tuyo es grueso y seco esta es la mejor opción para ti. Puedes utilizarlo como acondicionador natural dos veces a la semana por treinta minutos y verás cómo te humecta. Recuerda aplicarlo solo en las puntas, nunca en el cuero cabelludo.

Como blanqueador de dientes

La higiene bucal es muy importante y sí, también puedes utilizarlo para blanquearte los dientes. Aplícatelo tres veces por semana en la boca, déjalo actuar por 20 minutos y después cepíllate con tu pasta habitual. Verás como el tono empieza a cambiar desde la primera vez que lo usas.

Como desmaquillante

Finalmente, ni el rímel ni la base más resistente son rivales del aceite de coco. Puedes aplicarlo prensado en frío o dos gotitas en un algodón y pásalo por tu rostro. No quedará ni rastro de maquillaje y además tendrás la piel radiante.

*IMAGEN: Getty Images

 

thoughts?