Cuando nos preguntan a dónde nos gustaría viajar, la mayoría de nosotros pensamos, casi de forma inmediata, en las ciudades más mainstream del planeta; París, Milán, Nueva York, Dubái… Pero, ¿qué te parecería si te dijésemos que muchas ciudades de América Latina son tesoros escondidos que deberían ocupar el top five de tu lista de destinos pendientes? Preciosos hoteles, tiendas diferentes, obras de arte, restaurantes y experiencias que se salen de lo común son algunos de los atractivos que puedes encontrar en grandes ciudades como Buenos Aires.

La capital argentina cuenta con alojamientos preparados para satisfacer al viajero más exigente. Es el caso de Faena Hotel Buenos Aires, donde, entre otras cosas, puedes asistir al espectáculo Rojo Tango, considerada la actuación de esta disciplina de baile más fascinante del mundo. Además sus habitaciones son, en sí mismas, un atractivo turístico. La Suite Imperial, por ejemplo, es una gran residencia, de dos pisos, adornada con selectas antigüedades del barrio de San Telmo.

 

Suite imperial
Suite imperial

 

¿Eres de esos viajeros que miden su vida por las experiencias vividas? La agenda del Teatro Colón, con más de un siglo de historia y en cuya construcción participaron 1.500 personas, es uno de los mejores de su tipo. Además, Buenos Aires es una ciudad que cuenta con amplios horarios comerciales para cumplir las fantasías de las fashionistas —como nosotras—.

Grandes marcas y artículos de lujo se concentran en espacios como la Avenida Alvear o las célebres Galerías Pacífico. Pasear por este centro comercial supone contemplar un Monumento Histórico Nacional, declarado así por su notable arquitectura y valor artístico. Date un paseo por el interior y contempla su magnífica cúpula, decorada con murales realizados por destacados pintores argentinos como Antonio Berni, Lino Enea Spilimbergo, Demetrio Urruchúa y Juan Carlos Castagnino.

 

Galerías Pacífico
Galerías Pacífico

 

Buenos Aires se caracteriza también por su amplia variedad de platería, con multitud de direcciones de gran interés a lo largo de toda la ciudad. Es el caso de Pérez Sanz, en el barrio de la Recoleta, famosos, entre otros productos, por sus clutchs. El coqueto barrio de San Telmo alberga el atelier de Marcelo Toledo, uno de los orfebres más famosos de todo el país, aclamado por infinidad de celebrities; así como el histórico taller de Juan Carlos Pallarols, todo un museo dedicado a la belleza de la platería con piezas exquisitas.

Por último, si buscas souvenirs originales, te recomendamos las tiendas de música y librerías de la avenida Corrientes, entre avenida Callao y Carlos Pellegrini. Vive la experiencia de recorrer la librería Ateneo Grand Splendid, reconocida internacionalmente como una de las más impresionantes del mundo. En su día fue teatro y ha mantenido la arquitectura original, de modo que se puede elegir un libro, pedir un café cortado y disfrutar de leer unas páginas en el escenario (literal).

 

librería Ateneo Grand Splendid

 

Después de tanto ajetreo, sabemos que llegará el momento de repostar. Las opciones gastronómicas recomendables son tan variadas como sus 48 barrios. Destacan referencias de gran calidad como Elena, ubicado en el Hotel Four Seasons. En definitiva, uno de los lugares más elegidos por los porteños, donde podrás encontrar desde bistecs de corte preciso, añejados en seco, y res Kobe argentina, hasta cerdo de la más alta calidad, pollo y otras carnes, pescados y mariscos. Elena forma parte de la lista de los 50 mejores restaurantes de América Latina, en la que destacan otras 9 opciones porteñas como Don Julio, Tegui, Mishinegue o Chila.

 

Uno de los platos del restaurante Elena.
Uno de los platos del restaurante Elena.

 

Del lado del maridaje, y como ya te contábamos anteriormente, la coctelería de autor está haciendo furor en Buenos Aires, con los cada vez más famosos speakeasies, bares clandestinos donde degustar exquisitos combinados. Si quieres una explicación —acompañada de sus correspondientes sugerencias— más exhaustiva, aquí la puedes encontrar.

Tampoco dejes de tomar el té en Casa Cavia o en el Palacio Duhau (una tradición inglesa muy arraigada en argentina), o ir bailar a Tequila, una de las discotecas más exclusivas de la ciudad en la que sólo pueden entrar 500 personas.

Además del fútbol, otro de los deportes más seguidos entre los porteños es el Polo. Los visitantes de Buenos Aires admiran con entusiasmo la destreza de los polistas a lomos de los caballos. Por ello, lo recomendable es asistir al Torneo de Polo Abierto de Palermo, que se celebra este mismo mes, en plena primavera austral. Además, los viajeros que deseen ponerse en el papel de uno de estos deportistas pueden disfrutar de clases de polo para vivirlo en primera persona. Tampoco se puede pasar por alto el Polo Day, una experiencia premium que incluye formación, juego, degustaciones gastronómicas y relax en su precioso campo.

 

 

Fotos: Cortesía

thoughts?