Ya es habitual que Penélope Cruz sea una de las guapas en las alfombras rojas del mundo. Cuando se sabe que va a asistir a un evento, todos los ojos se ponen en ella para ver con que súper outfit de alta costura aparece.

En el Festival Internacional de Cannes no defraudó, al contrario, desató todo tipo de piropos. La madrileña llegó y conquistó al personal con un vestido de la maison Chanel, de la que se ha convertido en una excelente embajadora, en la presentación de la nueva película de su gran amigo y aliado, Pedro Almodóvar: Dolor y Gloria.

Ceñido en la cintura, y con una falda muy estructurada que pocas sabrían dominar frente al objetivo de la prensa internacional, Chanel ha creado en exclusiva para la actriz este diseño floral en azul y blanco, en el que destacaban unos lazos enmarcando los hombros.

Para completarlo, volvió a optar por un moño alto, y trenzado, con raya en medio, que vuelve a recordar a una musa de la elegancia, Audrey Hepburn, y unos pendientes diseñados por ella junto a Atelier Swarovski, como compartía en su cuenta de Instagram.

Pero ahí no quedó todo. Durante su presencia en Cannes junto a Pedro Almodóvar, Antonio Banderas y el resto del elenco de Dolor y Gloria, Penélope no escatimó en looks y pudimos verla en otras tres versiones que siguen las tendencias: un mini vestido con detalles geométricos de la colección primavera-verano 2019, también de Chanel; un sencillo vestido largo tricolor de la diseñadora, con cuerpo de canalé y falda satinada, de Gabriela Hearst y un look muy ochentero de vestido + blazer con cadenas, de Elie Saab.

View this post on Instagram

#painandglory #dolorygloria #almodovar @festivaldecannes

A post shared by Penélope Cruz (@penelopecruzoficial) on

View this post on Instagram

Big day!! #cannes #dolorygloria

A post shared by Penélope Cruz (@penelopecruzoficial) on

*Imágenes: Penélope Cruz, Atelier Swarovsky, Chanel

thoughts?