Como todo parecía apuntar, la duquesa de Sussex hizo una aparición sorpresa en Wimbledon para apoyar a su BFFSerena Williams. Su elección de blazer blanco a rayas, jeans, camiseta negra y pumps del mismo tono, reafirmó una vez más el estilo casual de Meghan Markle.

Ya sabemos que a Meghan le gusta ir contra las reglas, o más bien no hacer lo que uno esperaría, por eso decidió no usar su privilegio de ser parte de la familia real para sentarse en el exclusivo Royal Box del estadio como fue el año pasado junto a su cuñada, Kate Middleton. Además, su outfit la impediría entrar a la privilegiada zona, ya que existe un código de vestimenta para acceder, que incluye el no uso de sombreros, un accesorio con el que apareció, porque seguramente la duquesa tenía ganas de usarlo de manera relajada.

El atuendo de Meghan incluyó un guiño a su primera vez en el torneo —un anillo en el meñique derecho. Además, declaró su incondicional amor por Archie Harrison a través de un delicado collar con una ‘A’ como colgante.

*IMÁGENES: Getty Images
thoughts?