La modelo Chrissy Teigen siempre se ha mostrado como un libro abierto y ha hablado con naturalidad de las cosas que le suceden en la vida: las buenas y también las más peliagudas. Habló de sus dificultades para concebir y también de la depresión posparto que sufrió después de dar a luz en 2016 a Luna, la hija que tiene con el cantante John Legend. Lo hizo en portada y habló con una honestidad brutal de una enfermedad que aqueja a un 35,14% de las mujeres que han dado a luz, según revelan los resultados del I Estudio sobre la depresión posparto en España llevado a cabo por la firma de puericultura Suavinex.

Kathy DiVincenzo contaba su experiencia hace unos días a través de su cuenta de Facebook y se hacía viral. © Danielle Fantis Photography

La depresión posparto es una enfermedad de la que se habla muy poco: las mujeres, cuando tenemos un bebé, parece que tenemos que estar exultantes y felices. Chrissy Teigen cuenta cómo lo tenía todo para serlo: un marido adorable (estamos de acuerdo ¡hacen una pareja tan mona!), una hija perfecta, una situación económica envidiable, proyectos, un trabajo comprensivo con su maternidad. Todo. Y sin embargo ella se sentía cada vez peor. Tenía constantes ganas de llorar, ninguna ilusión para afrontar proyectos e incluso se pasaba semanas sin salir de casa absolutamente para nada. Para todos era evidente que algo le sucedía, pero ella era incapaz de verlo.

«Simplemente no pensaba que esto pudiera pasarme a mí. Tengo una vida estupenda. Tengo toda la ayuda que pudiera necesitar: John, mi madre (que vive con nosotros), una nanny. Pero la depresión posparto no discrimina. No podía controlarlo. Y esta es una de las razones por las que me costó tanto hablar de ello: me sentía egoísta, asquerosa y extraña diciendo en voz alta que estaba peleando. A veces todavía me siento así».

Lo que Chrissy Teigen apunta no es ninguna tontería. Si hacemos una rápida búsqueda en internet, parece que la depresión posparto está asociada a madres muy jóvenes, a consumidores de todo tipo de sustancias, embarazos no deseados, estresantes o a depresión previa. La realidad es que la depresión posparto es una enfermedad poco conocida todavía y cualquier mujer puede sufrir. El cóctel hormonal que nos afecta, la falta de sueño, la responsabilidad… pueden ser factores que, sumados, contribuyen a que aparezca esta enfermedad.

El estudio de Suavinex demuestra que más del 90% de las mujeres confiesa haber sufrido síntomas comunes de la depresión posparto en el período del puerperio. Entre estos se encuentran sentimientos de tristeza, cansancio, irritabilidad o ansiedad; pero también se dificultad para crear vínculos con el bebé, la culpa e incluso la idea de hacer daño al bebé o a sí mismas.

© Suavinex

¿Lo peor? El 40% de las mujeres que no ha tenido hijos ni siquiera ha oído hablar de la depresión posparto. En el caso de los hombres, un 30% de los que son padres tampoco sabe de su existencia. Esto impide que acudan a los especialistas para buscar ayuda.

La bloguera maternal Mónica Moratinos contó como ella también sufrió depresión posparto en su blog en Babycenter. «La tristeza se apoderó de mí como un dementor», narra en un artículo lleno de verdad. «Sentía una ola de tristeza intensa que no me dejaba respirar. Uno cree que la depresión posparto es cuando estás a punto de cortarte las venas o que sientes rechazo por tu hija o tienes pensamientos malos. Y no es así. Yo simplemente lloraba. Lloraba todo el día. No quería levantarme de la cama. Me sentía débil. Me sentía cansada. Yo quería dormir y que nadie me molestara. Yo quería estar sola. ¡Y NO PODÍA!». Como Teigen, Moratinos acudió al médico y gracias a ello comenzó a recuperarse.

Las imágenes de Kathy DiVincenzo se hicieron virales al explicar a la perfección lo que es la depresión posparto. ¿Una imagen vale más que mil palabras? © Danielle Fanty Photography

Cómo saber si tienes una depresión posparto.

Los síntomas no difieren mucho de los de una depresión por cualquier otro motivo, pero a todo esto se suma que durante este tiempo se ha de cuidar además a un recién nacido, con todas las dificultades que esto añade.

Algunos de los síntomas son:

  • Malhumor e irritabilidad
  • Gran sentimiento de culpa constante
  • Apatía absoluta. Actividades con las que antes se disfrutaba se rechazan.
  • Falta de ganas de comer cualquier cosa
  • Desaliñamiento y dejadez con la higiene
  • Agorafobia
  • Pérdida de energía
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Tristeza constante

Si en algún momento te sientes así ¡acude al médico!

  • A continuación, 10 famosas que han sufrido depresión posparto. Ellas, con sus testimonios, ayudan a normalizar y dar visibilidad a la enfermedad:

[galeria]

thoughts?