Que el color es capaz de transmitir emociones, lo sabemos. Que algunos nos favorecen más que otros, también. Lo mismo que una imagen equivocada puede hacernos sentir inseguras. Por eso saber cómo combinamos los distintos tonos con nuestra piel, el color de nuestro cabello y las prendas que lo acompañan, pueden llevarnos a un éxito seguro. Las prendas que utilizamos dicen mucho de nosotros y nuestra imagen sabemos que también. Por eso, hacerlo de forma adecuada, no solo puede favorecernos, sino que al hacerlo nos vamos a sentir bien.

Castaño oscuro

Es uno de los tonos naturales más frecuentes en nuestro país, por lo que saber qué tonos nos sentarán menor que otros, ayudarán a que muchas melenas y rostros se vean mejor que nunca. «Una melena castaña tiene un color oscuro saturado, por tanto, le sentarán bien todos aquellos tonos que son brillantes y con saturación, como el fucsia, el rojo y turquesa. También los colores neutros como el gris, el blanco y el negro. Evita el beige, ya que te hará parecer más pálida y también con prudencia los pastel. La única excepción es si tienes la piel oscura, que quedan muy bien con el lavanda, el rosa, el melocotón e incluso el neón.», afirma Raquel Saiz de Salón Blue desde Torrelavega (Cantabria).

Rubios

Nos encantan los rubios, nos iluminan y nos sientan muy bien. Por eso, es importante saber cómo sacarle el máximo partido para vernos aún mejor. «Las melenas rubias se ven muy bien con azul marino, camel, y los tonos tierra en general, los tonos pastel como el rosa, el azul o el melocotón. En el caso de llevar estampados, lo preferible es que sean pequeños, sino se harán demasiado dominantes, sobre todo, si además tienes la piel clara y no hay mucho contraste entre el pelo y el rostro. También ten cuidado de no abusar del negro, opta por colores como el azul marino si quieres llevar un tono oscuro.», sugiere Charo García de Salón Ilitia desde Balmaseda (Bizkaia).

Pelirrojas

Los cobrizos son tonos muy atractivos que llaman la atención por la energía que desprenden y también porque son poco habituales. Combinándolos bien, conseguiremos que nuestra imagen tenga aún más personalidad.

«El cabello pelirrojo no se puede considerar neutro como sucede con las morenas o las rubias. Es un tono que llama la atención, es atrevido, por lo tanto, debemos escoger cuidadosamente las prendas para no tener una imagen demasiado exagerada o llamativa. En vez de negro, recurre al azul marino, te quedará mejor. También te sientan bien los tonos terrosos, tonos suaves como el chocolate, el coral, el azul-verdoso, el camel y el verde, el color que mejor te queda. Los tonos a evitar, el negro porque puede tomar demasiado protagonismo, y los pasteles que no combinan con tu pelo.», señala Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros desde Málaga.

Morena oscura

Las melenas oscuras ofrecen una imagen muy marcada, por eso saber cómo matizarla o bien acompañarla es clave para reforzar nuestro aspecto.»Una melena negra o muy oscura presenta un tono saturado, por tanto, encontrar los tonos que combinan con la fuerte intensidad del pelo es primordial. Te favorece llevar tonos como el negro, blancos, azules, morados, verdes y también los estampados. Por otro lado, evita los tonos con poca luz porque te harán parecer apagada, a excepción de los pasteles muy claros que pueden crear un contraste bonito con tu pelo.», declara de M.ª José Llata de Peluquería Llata Carrera desde Santa Cruz de Bezana (Cantabria).

Gris y platino

Las melenas grises y blancas son cada vez más frecuentes, por eso saber combinarlas para que nos favorezcan, nos permitirán hacerlas más vitales. «Las melenas canosas o platino destacan con tonos que crean contrastes como el blanco y el negro. También son recomendables el azul marino, el morado, el lavanda, el plata, el fucsia, las rayas, el rojo…Eso sí, evita los tonos como el marfil y el gris y los tonos verdosos.», propone Felicitas Ordás de Felicitas Hair desde Mataró (Barcelona).

*Imagen: Cortesía

thoughts?