Desde que la COVID-19 llegó a nuestras vidas, hemos pasado por diferentes fases en estos meses, y entre ellas un elemento importante que nos ha acompañado son las mascarillas. Ya sabemos que sin ellas, el riesgo de contagio crece y crece, por lo que se ha convertido en un nuevo accesorio, muchas veces de moda. En este tiempo hemos aprendido mucho de ellas, y ya somos unos expertos en distinguir si es una quirúrgica, o solo higiénica, o con filtro de carbón, o con válvula, FFP2 o FFP3… todo un mundo por seguir descubriendo.

Muchas son las marcas que han sacado nuevas colecciones de mascarillas de moda, pero hoy queremos hablar de una nueva en la que el diseño y la tecnología conviven, creando un nuevo objeto de deseo, del que además tiene mucha responsabilidad serlo un español: Álvaro González. Este diseñador español forma parte del equipo que ha creado desde Siena, en Italia, una mascarilla inteligente que se ha convertido en la más deseada del mercado. Lo ha hecho un equipo de diseñadores italo-españoles en la compañía Smart Working.

¿Qué tiene CLIU que no tengan otras?

Nos gusta por muchas cosas, entre ellas que puede durar una única mascarilla hasta 5 años, por lo que la inversión (avanzamos: no es poca) sí merece la pena, porque además desde CLIU la han pensado con mucha conciencia con el medio ambiente, ya que el uso de este tipo de mascarillas evita millones de desechos. Además, parte del proyecto va destinado a crear una barrera de protección en el Río Arno, para evitar que lleguen al mar miles de desechos generados por las mascarillas desechables.

Pero no es todo, es un proyecto que nace en medio del confinamiento, como nos cuenta el propio Álvaro González, quien además es profesor de Bellas Artes en la Universidad de Palermo.

La idea surgió durante el confinamiento, llevábamos unos cuantos días pensando en cómo aportar nuestro granito de arena a la situación que estábamos viviendo y un día hablando con unos amigos que se dedican a la tecnología e innovación pensamos en desarrollar una mascarilla inteligente.

Pero no es todo, aquí te enumeramos algunas de las bondades que hacen de CLIU un objeto que todos vamos a querer tener, cuando deje de ser un prototipo.

  • Es inclusiva, ya que su frontal es transparente, por lo que permite que los demás puedan ver tus labios, leerlos en el caso de las personas con problemas de audición y sobre todo ver cómo sonreímos, algo que ahora no estamos viendo al llevarla siempre puesta.
  • Tiene un diseño ergonómico y súper estiloso que combina con todo, y podemos elegir entre varios colores dependiendo de nuestros gustos, haciendo combinaciones de la mascarilla y el marco que rodea el área transparente: azul, gris, burdeos, verde y nude.

CLIU, así es la mascarilla inteligente diseñada por un español

  • La versión Pro permite auto desinfectarse en pocos minutos, mientras la colocas en su base de carga y gracias a su lámpara UV. Una gran manera de reutilizarla cada cuatro horas, como establecen las autoridades sanitarias,
  • No solo se auto desinfecta, también con su App puedes medir la calidad del aire, el nivel de contaminación y la frecuencia cardíaca del usuario, de gran ayuda para prevenir enfermedades respiratorias, agracias a los sensores y algoritmos de la mascarilla.
  • Incluye micrófono, por lo que hablar será mucho más fácil y nos escucharán mejor, y también cuenta con bluethooth.
  • Sus filtros tienen calidad FFP2 que filtra el 99% de las partículas, pero además son antimicrobianos y bioactivos, por lo que no dañan la naturaleza ni son agresivos con el medio ambiente.

Nos encanta que esta mascarilla inteligente de la que tanto se está hablando lleve también el nombre de España por todos lados, y Álvaro se siete abrumado precisamente por eso:

El que se esté hablando de nuestra mascarilla inteligente y que la noticia esté dando la vuelta al mundo la verdad es que es algo impresionante y sorprendente, sinceramente creo que aún no me hago a la idea. Como diseñador es un orgullo ver que tu proyecto esté teniendo tanta repercusión.

De momento CLIU no se ha comercializado, pero no va a tardar en hacerlo. ¡Estaremos pendientes! Pero lo que sí han hecho desde Italia es lanzarla en una campaña de crowdfunding en la plataforma Indiegogo de financiación colectiva, para poder llevar a buen puerto el proyecto, por lo que todo parece indicar que en octubre podrá estar lista. Hay dos opciones, la versión Standard (su precio sería de unos 90 euros) y la versión pro (unos 250 euros), pero como te contábamos antes, sus materiales son todos reciclables y soporto hasta 200 grados, por lo que podemos incluso meterla en el lavavajillas, la lavadora o el microondas para desinfectarla de una manera mucho más profunda, y sin que se dañe.

Si quieres conseguir la tuya o saber más del proyecto, lo puedes hacer aquí.

*Imágenes: Cortesía de CLIU 

 

thoughts?