Comprar ropa de segunda mano es una práctica que, a pesar de que pudiéramos pensar no es ya tan común, no es así si no todo lo contrario. No lo decimos nosotros y sí una encuesta realizada por Gratix, una App creada en 2019 con un claro objetivo: fomentar el consumo responsable.

Pues bien, según esta encuesta realizada a más de 400 personas mayores de edad de todo nuestro país,  un 86% de los ciudadanos españoles, casi 9 de cada 10, reconoce utilizar con mayor o menor frecuencia productos de segunda mano. De ellos, el 56,5% recurre a esta modalidad de consumo de forma puntual y con determinados tipos de productos; el 18% admite hacerlo con frecuencia; y un 11,5% reutiliza productos de otras personas solo si estas son de su círculo de conocidos. Tan solo hay un 14% que confiesa que prefiere comprarlo todo nuevo.

“El mercado de segunda mano siempre ha existido, pero la tecnología ha permitido amplificarlo, a través de plataformas que facilitan la conexión entre la oferta y la demanda. Hoy, buscar lo que necesitas sin recurrir a establecimientos comerciales es más sencillo que nunca, y eso facilita el acceso a un nuevo estilo de vida, en el que las personas se cuestionan la necesidad de comprar productos nuevos (con su correspondiente gasto de materias primas y generación de residuos) cuando pueden dar una segunda vida a otros que ya existen y se encuentran en buen estado”, sostiene José María García, CEO y fundador de Gratix.

Según el citado estudio, el 81% de los consultados (8 de cada 10) reconoce recurrir ahora más que antes a este tipo de productos, lo que pone de manifiesto una tendencia creciente de este modelo de consumo en nuestro país. De ellos, un 47% reconoce haber aumentado sus hábitos de reutilización por convicción, por entender la importancia de practicar un consumo responsable, recurriendo a bienes que pueden dar el mismo servicio que uno nuevo. El 34% restante admite hacerlo por ahorro, ya que reutilizar permite disponer de aquello que se necesita por mucho menos dinero; o incluso sin coste si se realiza a través de plataformas como Gratix, cuya filosofía es que cada uno pueda regalar lo que ya no va a usar y pedir aquello que necesita, contribuyendo así a un estilo de vida colaborativo, sostenible y solidario.

“Sin duda, el ahorro es uno de los aspectos clave de la reutilización. Pero no solo en lo que se refiere a la reducción del presupuesto familiar a la hora de disponer de ciertas cosas que nos hacen falta, sino también al ahorro energético y de emisiones de CO2, y al ahorro de desechos que se acumulan en nuestras ciudades a causa de la obsolescencia programada y de un modelo de consumo ‘de usar y tirar’. No se trata de no comprar productos nuevos, sino de hacerlo de forma más consciente, menos impulsiva, cuando de verdad los necesitamos. Saldrá ganando nuestra economía doméstica y también nuestro planeta”, apunta José María García.

Y tú, ¿eres de esos españoles que sí compra ropa de segunda mano? Está claro que en estos tiempos es cada vez más importante cuidar el planeta, ser responsable y darle una segunda vida a nuestras prendas.

*Imagen:

thoughts?