La reina de la música y del espectáculo lo hizo una vez más y de la forma más opulenta y extraordinaria, porque simplemente es Beyoncé. Bienvenido a Beychella.

Si necesitabas una razón más para amar a Beyoncé, Coachella te la dio. La extraordinaria actuación de la reina del espectáculo, y musa de la moda, arrasó con el festival este fin de semana; no que no los imagináramos.

En horario estelar, Beyoncé se convirtió en una reina egipcia vestida en un extraordinario conjunto de Balmain por Olivier Rousteing. Y bueno, acompañada de una marching band uniformados en conjuntos amarillos, su hermana Solange, su esposo Jay-Z, y el regreso de las Destiny’s Child en su veinte aniversario, así fue como Queen Bey logró que Coachella se convirtiera en Beychella.

Usando cinco excepcionales cambios, todos por la maison parisina, Bey empoderó con su universidad y sorority. El feminismo y la lucha por la igualdad de razas fue gran parte del show, sometiendo a sus bailarines y preguntando a las mujeres: “Señoritas, ¿somos inteligentes? ¿Somos fuertes? ¿Acaso ya tuvimos bastante? Muéstrenme. Suck on my balls, bitch”.

¿Qué más necesitas? Beyoncé se coronó como la verdadera reina y este es un momento que pasará a la historia, porque además de ser la primera mujer de color en ser headliner del festival, Queen Bey es el verdadero significado del siglo XXI.

All hail!

Ve el performance completo aquí.

*IMAGEN: Getty Images
thoughts?