Esta audaz medida resalta la misión de fundación de Vestiaire Collective de impulsar un cambio colectivo hacia una economía circular en la moda. Restringiendo de forma progresiva las marcas de moda rápida en la plataforma, la empresa anima a su comunidad a priorizar la calidad ante la cantidad y a invertir en una gran artesanía a un precio competitivo.

Dounia Wone, Chief Impact Officer de Vestiaire Collective, afirma: “la moda rápida no tiene valor y en el mercado de reventa, mucho menos. Desde Vestiaire Collective, hemos decidido dar este paso porque no queremos ser cómplices de una industria que tiene un impacto social y ambiental enormemente negativo. El sistema actual fomenta la sobreproducción y el consumo masivo de artículos de baja calidad generando una alta cantidad de residuos”.

Esta acción es el último paso en la misión de Vestiaire Collective de transformar la industria de la moda. Como parte de un plan de 3 años, la empresa, junto a una agencia externa, diseñará una lista de criterios sólidos contra la “moda rápida” que incluirá la baja calidad de los artículos, las condiciones de trabajo y la huella de carbono. Todas las marcas que se ajusten a estos criterios serán eliminadas de la plataforma.

Próximos pasos

Además de este anuncio, Vestiaire Collective está llevando a cabo acciones contra los residuos generados por la moda creando conciencia e impulsando el cambio.

En octubre de 2022 The Or Foundation recibió y acompañó a parte del equipo de Vestiaire Collective a explorar la mayor economía del reciclaje y el upcycling del mundo en Kantamanto, Ghana, donde casi 15 millones de prendas circulan en su mercado cada semana. El 40% de los artículos recibidos no se encuentran en buenas condiciones por lo que son desechados, convirtiéndose directamente en residuos que acaban en el vertedero. Esto provoca la devastación del medio ambiente y hunde a los minoristas de segunda mano en las deudas. Este viaje destacó la importancia de tomar medidas inmediatas y radicales en torno a la moda rápida.

Para garantizar que este veto no supone que la responsabilidad de gestionar los desperdicios recaiga en Kantamanto, Vestiaire Collective se compromete a encontrar y fomentar soluciones prácticas para los miembros que actualmente tienen artículos de moda rápida como un mayor uso, reciclaje y estrategias de donación positivas.

thoughts?