Tom Ford presenta el debut de su última fragancia Private Blend, Bitter Peach. Un jugoso reclamo que captura la fruta llena de néctar en su punto más alto, en su exquisita cima, donde lo dulce se torna sugerente y la adicción es inevitable.

Este embriagador fruto-floral se abre con Pêche de Vigne y aceite de naranja sanguina siciliana, liberando la escurridiza dulzura del melocotón amargo, macerada con el especiado aceite de cardamomo, la huella de una pulpa explícitamente madura y voluptuosa cobra vida.

Explícitamente dulce y peligrosamente voluptuoso, Bitter Peach surge con una oscura sensualidad que atrapa la piel. Como la fruta de gran sabor en su momento más maduro, el aroma es erótico por naturaleza

Un corazón sensual se revela a través de la amargura del Heliotropo fusionado con el Aceite de Davana – ambos infusionados con el cautivador absoluto de Ron y el Aceite de Coñac. El absoluto de jazmín Sambac entrega una desinhibida búsqueda del deseo.

La profundidad final se enciende cuando una suntuosa mezcla de absoluto de sándalo, resina de benjuí y cachemira erupcionan en una abundante fijación. Con una oleada de vainilla, absoluto de haba de tonka y aceite de pachulí de Indonesia, el momento culmen se prolonga con el poder adictivo de Bitter Peach.

Tom Ford Bitter Peach debuta en frascos diseñados con exquisitos detalles. Basándose en la exploración de la fragancia de mundos tanto dulces como seductores, el flacon de 50ML está diseñado con un lacado interno opaco y una capa externa translúcida de color para proporcionar profundidad y dimensión. La tonalidad se inspiró en la gama de matices en el centro del exquisito melocotón, y un vidrio coloreado vintage. 

Disponibles en puntos de venta seleccionados de Tom Ford Beauty, su precio recomendado es de 293 euros para la edición de 50ml.

*Imagen: Cortesía

 

thoughts?