El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común en mujeres en todo el mundo y el segundo tipo de cáncer más común. Según la Organización Mundial de la Salud, una de cada ocho mujeres será diagnosticada con cáncer de mama invasivo en algún momento de sus vidas. Los tratamientos a menudo incluyen una mastectomía, que implica la extirpación total o parcial de uno o ambos senos. Las intervenciones serias en el cuerpo, como el tratamiento del cáncer de mama, no son fáciles de afrontar. La comprensión anterior del cuerpo cambia, entre otras cosas, por la extracción del pecho y la comprensión, a menudo todavía generalizada, de que la feminidad se ve alterada.

C&A lanza su campaña «The Bra Stories «, en la que cuatro mujeres destacadas se convierten en el centro de atención y hablan de sus propias historias muestra cómo la enfermedad y las consecuencias, que frecuentemente son tabúes, cambian la relación con el propio cuerpo, cómo la esperanza, el coraje y la fuerza pueden resurgir ante esta enfermedad y, sí, incluso cómo repensar toda la vida. Sus voces y una colección muy especial deberían crear conciencia sobre la enfermedad, romper tabúes, sensibilizar y recaudar fondos para la investigación del cáncer de mama. Las protagonistas Coraline Ball, Michèle Müller, Cristina Inés Gill y Carolin Kotke cuentan sus experiencias muy personales.

Te presentamos a las mujeres que forman parte de «The Bra Stories»

Coraline Ball, modelo y bloguera: Francia

Esta historia comenzó con la enfermedad de mi madre. Le diagnosticaron cáncer de mama. Unos años más tarde descubrí que yo también soy portadora del gen BRCA1. Entonces decidí hacerme una mastectomía preventiva, a los 32 años. Fue una mastectomía preventiva con reconstrucción inmediata. Dicho esto, me operaron para extirpar mis glándulas mamarias para prevenir el cáncer de mama. Porque la probabilidad de contraer cáncer de mama o de ovario era del 85%. Y también me extirparon los ovarios después del nacimiento de mis hijos.

Sí, estas decisiones son difíciles. Pero lo que más me ayudó durante este tiempo fue el intercambio con otras mujeres que ya se habían sometido a una mastectomía.

Usé Instagram para hablar con ellas porque no pude encontrar ninguna otra plataforma donde pudiera aliviar mis preocupaciones y aprender más. Entonces decidí escribir mi historia y compartir mis experiencias para ayudar a otras mujeres jóvenes que se encuentran en la misma situación. Hoy el apoyo de mi comunidad es mi mayor fortaleza.

Me di cuenta de que la vida es corta. Desde mi operación veo la vida de otra manera, cambio todo para mejor, disfruto cada momento, soy mucho más feliz y más amable conmigo misma. Soy más tolerante y tengo más paciencia con los demás. Me di cuenta de que la vida pende de un hilo y que sólo vivimos una vez. Dejé muchas cosas que me molestaban en el pasado. ¡Esta operación es una nueva oportunidad, una nueva vida! Realmente hay un antes y un después. Por eso es especialmente importante mantener una actitud positiva y creer en la vida. Sobre todo la comunicación es importante, no, no solo es importante, sino necesaria para romper tabúes. Tabúes en torno a la enfermedad y a la mastectomía. Ayudar a las mujeres jóvenes preocupadas por el tema, que no se atreven a tomar una decisión. ¡Sé que funcionó y quiero mostrárselo a las mujeres también!

Carolin Kotke, entrenadora de nutrición: Alemania

Me diagnosticaron cáncer de mama hace cuatro años, cuando tenía 29. Acabo de conseguir un nuevo trabajo como Directora de Marketing. Y lo único que pensé fue: no, eso no encaja ahora, no tengo tiempo para eso. Pasó un tiempo hasta que finalmente me di cuenta de que esta enfermedad podía matarme y no me pregunté si tengo tiempo para ello o no. Pero el hecho es que esta enfermedad no me mató, pero el diagnóstico cambió mi vida. En 2020 dejé mi trabajo para concentrarme en mi nuevo trabajo como nutricionista (especializada en nutrición y cáncer), y también he sido una dinámica activista contra el cáncer de mama desde entonces. No solo cambié mi vida profesional, me mudé de la gran ciudad al campo y comencé a hacer yoga y a meditar.

Creo que es importante no solo centrarse en el diagnóstico, sino también en lo que te afecta y en lo que realmente significa. Porque nada es lo que era antes. Todo cambia. Tu vida entera está cambiando.

Y eso no se detiene cuando acaba la terapia. Ya no eres la misma persona. Tu cuerpo ya no es el mismo. Tienes que tomar decisiones importantes, como que te extirpen los ovarios porque tienes la mutación del gen BRCA. Entonces, tal vez podamos enfocarnos en las preguntas «¿Qué perdí con mi diagnóstico de cáncer?» y «¿Qué gané?»

Sí, he perdido muchas cosas: he perdido el control de mi cuerpo, he perdido el pelo, las pestañas, las cejas, el peso y los senos. Incluso perdí mi personalidad. Ya no tenía fuerzas ni energía vital. Perdí mi feminidad y la oportunidad de tener mis propios hijos. Perdí a las personas que me acompañaban en mi camino, que también fueron diagnosticadas con cáncer y que no ganaron la pelea. Y también perdí amistades en el camino que no pudieron hacer frente a la situación.

¿Pero qué gané? He ganado mi entusiasmo por la vida, mi actitud hacia la vida y una nueva perspectiva de la vida. Disfruto de las pequeñas cosas. Ya no veo los problemas como problemas, sino como desafíos positivos, como oportunidades. Me he encontrado a mí misma y vuelvo a escuchar a mi cuerpo. Tengo una relación más cercana y profunda con mi novio. Descubrí una nueva pasión para mí: la nutrición. Esto me da la oportunidad de compartir mis conocimientos con otras personas y ayudarlas. Quiero vivir una vida ahora con la que pueda mirar hacia atrás y estar orgullosa.

Michèle Müller, profesora de meditación: Suiza

No sé si hay una reacción correcta al ser diagnosticada con cáncer de mama. Pero mi pareja en ese momento dijo las palabras adecuadas para mí en este momento: «¡Morir no es una opción!» Porque estaba paralizada. Miré a mis hijos y traté de organizar mis pensamientos. Mi madre y mi mejor amiga me ayudaron con esto, me apoyaron mucho, simplemente estuvieron ahí y compartieron mi dolor.

No diría que estoy agradecida por el diagnóstico, pero definitivamente estoy agradecida por la mujer en la que me he convertido a través de él: he encontrado el camino de regreso a mí misma, estoy de nuevo en armonía con mi cuerpo y mi intuición. He encontrado mi propósito en la meditación y ahora puedo ayudar a otras personas a través de ella.

Es importante que sepas que esta enfermedad no te pasa a ti, pero pasa por ti. ¡La lección está en la mentalidad! No olvides que tú tienes el control de tu vida, apoya a tu cuerpo en el proceso de curación, espiritualmente a través de la meditación y físicamente a través de la nutrición. Estas son las cosas que me han ayudado y que trato de seguir.

Cristina Inés Gill, autora: España

Antes vivía a la ligera, ahora voy con todas mis fuerzas para dejar mi huella. Soy madre de dos niñas, amante de la naturaleza y el deporte. Solía ser lo que la vida me hizo ser, ¡ahora soy lo que quiero ser! Porque soy mucho más que eso, tengo una historia y esa historia incluye 29 sesiones de quimioterapia, 29 sesiones de radioterapia, 3 cirugías y una mastectomía bilateral.

Cuando me diagnosticaron cáncer de mama, tuve la sensación de que solo había vivido la mitad de mi vida, que mi tiempo se había detenido repentinamente, que me sentía más cerca de la muerte que de la vida. Sentí el resentimiento y la ira se apoderó de mí, y permití que estos sentimientos ocurrieran. Y luego empezó la aceptación, porque estoy segura de que para avanzar, para superar las cosas, primero hay que aceptarlas. Sobre todo, mis padres y mi mejor amigo me ayudaron con esto. Estuvieron ahí para mí, me apoyaron y me hicieron más llevadero el diagnóstico, sin ellos hubiera sido aún más difícil.

También busqué personas que han pasado por lo mismo, personas que, como yo, también tienen que vivir con esta enfermedad.

He aprendido tanto de esta enfermedad que me gustaría compartirlo con personas que se encuentran en la misma situación que yo: encontrar una razón que te ayude a seguir adelante. Permítete sentir y permítete cada emoción. Permítete llorar, sentir el dolor y derrumbarse. Pero no olvides levantarte después y seguir adelante, porque vale la pena luchar por algo que esta enfermedad quiere quitarnos, que es la vida – nuestra vida.

*Editora: Marigona Sulejmani

Fotógrafo: Julia Puder y Bea Hohenleiter

Dirección de arte: Andrea Dujmovic

Estilo: Romina Schenone

Peinado y maquillaje: Sven Ohlsen

*Imágenes: cortesía de C&A

thoughts?