Selena Gomez tiene solo 24 años pero ya es la persona más seguida del mundo en Instagram: 103 millones de followers están atentos a cada uno de sus movimientos (que se dice pronto pero sería como si todos los habitantes de España e Italia juntos estuvieran pendientes de darle like).

Íntima de Taylor Swift, asidua a las listas de mejor vestidas, imagen de Louis Vuitton, protagonista de portadas en todo el mundo y, por supuesto, reina del pop. De niña Disney a estrella interestelar, Selena no solo ha conseguido abrirse un hueco en el peliagudo mundo de la música, sino que ha llegado hasta lo más alto de la pirámide. Un carrerón, vaya.

A ti, guapa.
A ti, guapa.

Por eso el mundo entero (o por lo menos sus 103 millones de seguidores) se quedó estupefacto cuando el pasado mes de agosto cancelaba su gira, Revival Tour, por problemas de salud. La cantante desaparecía del panorama, lo dejaba todo y entraba a rehabilitación para superar la depresión en la que la había caído tras ser diagnosticada de Lupus, una enfermedad crónica del tejido conjuntivo.

Deslumbrante: así reaparecía anoche Selena Gomez en los AMA's. © Cordon Press
Deslumbrante: así reaparecía anoche Selena Gomez en los AMA’s. © Cordon Press

En un mundo, el del espectáculo, en el que todo son focos, brillos y poses perfectas de Instagram el gesto de Selena era especialmente significativo: compartir su enfermedad y gritar bien alto que el tenerlo ‘todo’ no basta. Una enfermedad mental, ¡para más inri!, una afección especialmente invisibilizada hoy en día.

Por eso importa la actitud de Selena Gomez -espejo de millones de chicas y chicos- que anoche regresaba para abrirse de par en par sobre el escenario: “Creo que no me equivoco al afirmar que la mayoría de vosotros conocéis toda mi vida, me guste o no. Y lo cierto es que tenía que parar, porque lo tenía todo y, sin embargo, por dentro estaba rota”, confesaba al recoger su premio a Artista femenina favorita en la gala de los American Music Awards.

"Si estáis sufriendo, si estáis rotos, quiero que sepáis que no tenéis que seguir así", decía Selena en su emotivo discurso. © Cordon Press
«Si estáis sufriendo, si estáis rotos, quiero que sepáis que no tenéis que seguir así», decía Selena en su emotivo discurso. © Cordon Press

Para la ocasión se había enfundado en un impecable vestido rojo de Prada, que remataba con unos no menos impresionantes pendientes de Cartier. Como una estrella. Pero una que sabe del poder del altavoz que tiene delante: “Conseguí mantener la compostura lo suficiente como para no decepcionaros a todos, pero tanto que al final acabé fallándome a mí misma”, decía en un discurso que hizo que Lady Gaga (que sabe bien lo que es luchar contra la depresión) rompiera a llorar.

Para la ocasión se decantó por un vestido rojo de Prada, Joyas de Cartier y zapatos de Giuseppe Zanotti. © Cordon Press
Para la ocasión se decantó por un vestido rojo de Prada, Joyas de Cartier y zapatos de Giuseppe Zanotti. © Cordon Press

En su emotivo speech tampoco se olvidó de sus seguidores: “Tengo que dar las gracias a mis fans, porque sois increíblemente leales, y no sé qué he hecho para merecer tanto cariño”.

“Si estáis sufriendo, si estáis rotos”, proseguía, “quiero que sepáis que no tenéis que seguir así para siempre. Eso es algo que deberíais saber acerca de mí: me preocupo por los demás. Y este galardón va por vosotros”.

  • Y, además, todos los invitados a la gran fiesta de la música:

[galeria]

thoughts?