La última publicación de Salma Hayek en Instagram levantó muchas dudas; ¿pero no estaba casada ya? La realidad es que esta nueva boda fue para reafirmar su amor con su esposo, François-Henri Pinault. Aunque ya lo había insinuado en una fotografía, los seguidores de la actriz no habían logrado entender que se trataba de una renovación de votos hasta que compartió un álbum completo del momento.

De acuerdo con la descripción de Salma Hayek, François-Henri Pinault la sorprendió mientras disfrutaban de unas (envidiables) vacaciones en lo que parece ser la Polinesia Francesa. “El mejor momento de este verano fue cuando mi marido me organizó una ceremonia sorpresa para renovar nuestros votos matrimoniales. Yo hubiera escogido otro vestido pero me dijeron que íbamos al spa”, escribió la protagonista de Frida.

Coronados por flores, la pareja Pinault hizo de este momento uno para recordar junto a sus hijas, Mathilde Pinault, fruto de la relación de su padre con Dorothée Lepère, y Valentina Paloma, la niña que tuvo con Salma Hayek hace 10 años. Al término de la ceremonia, la novia aventó su ramo… ¿quién se lo habrá llevado?

La primera boda de este par se celebró en 2009 con una fiesta en el Teatro La Fenice de Venecia, dos años después de comprometerse. De acuerdo a CBS, la festividad alcanzó un valor aproximado de 3.5 millones de dólares. Hace poco más de un año, la mexicana nos deleitó con un throwback en su Instagram: “La mejor bendición que he tenido en mi vida es amor. 11 años juntos, 8 casados”.

Para la ocasión, Salma Hayek vistió un exquisito vestido en corte princesa de Balenciaga acompañado de un par de opulentos aretes que terminan con una perla. Un atuendo muy diferente al inesperado vestido que lució en su renovación de fotos pero, ¿quién puede juzgarla? Al fin y al cabo, ella solo iba al spa…

Fotos: Getty Images

thoughts?