Andrew Garfield y Emma Stone formaban una de nuestras parejas favoritas de todos los tiempos desde que se conocieron en el rodaje de The Amazing Spiderman en el 2011: «Fue como si me despertara cuando ella entró [en la sala de audiciones]. Fue como nadar en aguas con rápidos, sin tener ganas de agarrarme al borde. Luego, el rodaje, fue salvaje y emocionante», contaba Garfield, recordando el momento en el que se vieron por primera vez en un test de pantalla para la película. ¡Cómo no quererles!

Era nuestra pareja favorita nivel que nos disgustamos mucho (mogollón) cuando rompieron definitivamente el pasado mes de octubre. Tanto que no queríamos creerlo, como cuando alguien te viene con esa historia del «no eres tú, soy yo», pero tú (que eres el yo), no entiendes nada y no quieres que eso termine. Pues más o menos lo mismo. Tanto que, queriendo negar lo evidente (en diciembre Emma confirmó que estaba soltera) escribimos esto para ver si se animaban a darse una tercera oportunidad (ya habían pasado un tiempo separados en el 2013):

[galeria]

Pero nada, que no sirvió de mucho. Cuando en enero comenzó la temporada de premios Andrew Garfield se alzó como uno de los favoritos del año por su trabajo en Hasta el último hombre (con nominación al Oscar incluida) y Emma Stone se posicionó como candidata a Mejor actriz por su papel de Mia en La la land. Cada uno por su lado. Eso sí, queriéndose mucho, como se han encargado de dejar claro en múltiples ocasiones en los últimos meses. Como cuando a él le preguntaron que a quién se llevaría a una isla desierta, durante una mesa redonda con Hollywood Reporter, y contestó que «a Emma Stone. Quiero a Emma. Ella estaría bien, puede venirse».

Sí, sí, ahora no pongas esa cara. © Getty Images

Pero ambos decidieron continuar con la temporada de premios por caminos separados, teniendo mucho cuidado de no cruzarse. En parte queriendo evitar precisamente todo el murmullo que podría haberse formado en torno a la pareja y que habría dejado en segundo plano sus respectivos trabajos. Bien separaditos… menos cuando no queda otra que verse las caras. Como cuando Andrew divisó a Emma en la alfombra roja de los Oscar y la saludó así [inserte varios emoticonos de corazón]:

O cuando Emma ganó el Globo de Oro a Mejor actriz en categoría de comedia o musical y Andrew fue el primero en ponerse de pie para aplaudir:

O, cuando Emma se alzaba con el premio gordo del año: el Oscar a Mejor actriz la madrugada del lunes. Y él volvía a ser el primero en ponerse en pie para ovacionarla:

Y a Andrew se le saltaron las lágrimas ¡las lágrimas! o algo así queremos ver en esta foto con un zoom extremo…

O cuando, en uno de los intermedios, Emma se acercó a abrazar a Andrew:

O cuando, acabada la gala, lo primero que hizo Andrew fue levantarse a abrazar al hermano de Emma:

thoughts?