Amada u odiada pero jamás ignorada. La película sobre la diva Marilyn Monroe Blonde – basada en la novela homónima de Joy Carol Oates, se estrenó esta semana en Netflix, dividiendo las opiniones de los espectadores.

Por una parte, durante su estreno en el Festival Internacional de Cine de Venecia, la cinta protagonizada por Ana de Armas recibió una ovación de pie de 14 minutos, y tras su estreno en Netflix, la gente está diciendo que no puede soportar verla por más de 20 minutos.

La película dirigida por Andrew Dominik está clasificada para mayores de 18 años, ha dividido a los críticos y espectadores, con un escrutinio particularmente dirigido a la descripción desgarradora de la película sobre el trauma que la actriz vivió y la agresión sexual a la que se enfrentó.

En otras palabras, la cinta es cruda y rompe con la imagen divina e idealizada de una impecable y perfecta Marilyn Monroe —que en realidad se llamaba Norma Jean— mostrando al público a la verdadera imagen de una mujer deprimida e insegura que se ocultaba tras la silueta perfecta y la cabellera rubia de esa icónica mujer.

Probablemente ver a un personaje tan querido y conocido en situaciones tan crudas, pueda generar cierto rechazo, pero todo depende de la sensibilidad del espectador. Es necesario separar al icono – esa imagen de alter ego tan predefinida – para adentrarnos en el relato más desolador de Norma Jean, la mujer tras Marilyn Monroe. Su complicada situación familiar, su mala suerte en el amor y sus intentos fallidos de ser madre marcaron el fatídico destino de la intérprete.

Sin embargo, hay una serie de otros comentarios negativos que se han producido recientemente de parte de los espectadores.

“Si bien la película está bellamente filmada (la mayoría de las veces) y Ana de Armas ofrece una actuación luminosa, se desmorona rápidamente… y esa última hora es “Jesucristo, jodidamente imposible de ver!”, escribió una persona.

“Intenté ver Blonde”, comentó otro. “No pude soportar más de 20 minutos de las casi tres horas de duración. Esos 20 minutos no fueron más que crueles y desgarradores. Absolutamente imposible de ver.”

“Empecé a ver Blonde y la quité después de 20 minutos, basta”, escribió un tercero, mientras que alguien más lo describió como “una carta de odio al ícono que era Marilyn”.

“Inicié Blonde y lo apagué en un tiempo récord”, compartió otra persona. “Mostrar gráficamente la violación en la pantalla no es de ninguna manera una forma significativa de retratar los horrores de la agresión sexual. Por favor, les ruego que dejen en paz a esta mujer y dejen de abofetear a los sobrevivientes de los abusos sexuales y a las mujeres”.

Después de estas opiniones contrastadas, ¿la verás? Te dejamos el trailer:

thoughts?