Con símbolos y dibujos inspirados en el imperio Chino, Elie Saab —una de las firmas favoritas de Kate Middleton trajo de regreso a las tradicionales dinastías desde la antigüedad hasta hoy a través de 57 looks de construcción impecable y detalles minuciosos. Sobre kimonos de seda, los bordados artesanales de montañas representaron la tierra y los granos de arroz representaron la agricultura junto a copas de metal, dragones, fuego y agua.

El creativo libanés eligió como protagonistas para esta temporada una oda a la belleza y una antigua historia, gracias al volumen de las siluetas femeninas construidas con delicados drapeados en telas rígidas y una paleta cromática donde destacaba el rojo, negro, morado y verde, fusionados con dorado y plateado.

La artesanía, las transparencias, el terciopelo y la organza jugaron un papel importante junto a la extravaganza de las plumas que le dio el toque perfecto a los elegantes vestidos de noche. Los cinturones sobre los delicados cortes en las prendas generaron un efecto visual que acentúa la cintura, y además, los tocados alusivos a la cultura en cuestión acompañaron armoniosamente cada look.

Todas las piezas plasman los códigos de estética icónicos de la firma, y el resultado del desfile fue una propuesta delicada y única.

*Imágenes: Getty Images

thoughts?