Después de afrontar «uno de los rodajes más intensos que he vivido por el cambio físico y emocional», en un proyecto para el que tuvo que adelgazar 22 kilos en cuatro meses, Mario Casas ha tenido que enfrentarse al interrogatorio de la prensa durante la presentación de El fotógrafo de Mauthausen. Y es que las expectativas de todos se cumplieron, en los cines Callao de Madrid, cuando, además de sus hermanos, Sheila y Óscar, su novia, Blanca Suárez, apareció en la alfombra roja.

Lo mejor de todo fue cuando los reporteros le preguntaron si estaba nervioso por la presencia de Blanca Suárez y porque esta viera la película. «¿Va a venir?», dijo muy sonriente. «No sabía si iba a venir o no. Espero que le guste. A parte vienen mis hermanos, vienen amigos. Viene un poco mi círculo personal. Espero que la disfruten y que se sientan orgullosos del trabajo hecho». Ante la pregunta del reportero de si son críticos el uno con el otro, Mario Casas se deshizo en halagos con su chica: «No, yo creo que hay que respetar. Ella tiene una carrera maravillosa. Yo tengo mi carrera y qué le voy a decir yo a alguien con ese potencial, con ese talento y con el trabajo tan bien hecho durante tantos años. Yo ya tengo bastante con lo mío, ya tengo bastante con mis cosas y confío mucho en lo que hace ella, lo que hacen compañeros y lo que hace gente que me toca de una manera cercana», concluyó.

Eso sí, ya que estaba en el momento de confesarse, Mario Casas no pudo evitar las preguntas personales sobre el fin de semana romántico que él y Blanca compartieron en París, foto con Mickey Mouse incluida, para celebrar el 30 cumpleaños de la protagonista de Las chicas del cable. «Al final Francia, París, es maravilloso, es bonito, es romántico y sobre todo es importante para nosotros, los actores, los artistas, los que pertenecemos también a la cultura y somos conocidos, muchas veces es importante escaparse, es vivir, es huir un poco del bucle social que tenemos a veces y disfrutar un poco de la vida. Eso me parece necesario e interesante», comentó.

Por otra parte, Blanca Suárez, también comentó con los reporteros su particular forma de celebrar el cambio de prefijo en la Ciudad de la Luz: «¿Qué mejor forma? Ha sido increíble», dijo. Por otra parte, después de que uno de los presentes insinuara que Mario Casas parece tener su lado romántico a pesar de la imagen de duro que proyecta, la protagonista de El Barco fue muy sincera en su reacción: «Lo que conocéis de nosotros es una parte muy pequeña y eso es así».

Eso sí, a pesar de lo escuetos y discretos que son Blanca y Mario a la hora de hablar de su relación, lo cierto es que los hermanos del actor se mostraron un poco más abiertos a la hora de opinar sobre su «cuñada»: «La verdad es que es una chica muy maja y me alegro mucho de que mi hermano esté feliz. Eso es lo importante», dijo Óscar quien, a su vez, comparte pantalla con Mario Casas en Instinto. «Blanca es maravillosa y muy buena chica. Estamos muy contentos», añadió Sheila.

Fotos: Getty Images

 

thoughts?