Maria Grazia Chiuri abrió su desfile Alta Costura para Dior con una simple pregunta bordada sobre un T-shirt: “¿La ropa es moderna?”. De ahí los 65 looks cayeron como cascada, iniciando la referencia en la indumentaria griega y concluyendo en 30 Avenue Montaigne, literalmente, donde la magia de la elegancia está presente desde que Monsieur Christian Dior fundó la maison.

View this post on Instagram

Exploring the relationship between couture and architecture, with nods to the universe of Austrian-American architect Bernard Rudofsky, #MariaGraziaChiuri delivered a breathtaking Autumn-Winter 2019-2020 #DiorCouture show in the House's birthplace: 30 Avenue Montaigne in Paris. The almost entirely black collection and set-up symbolized a return to fundamentals, to the foundations of Haute Couture, confronting it against contemporary lifestyles. Discover its first look, a divine draped white dress embroidered with the name of an exhibition staged by Rudofsky at the MoMA in the 1940s, titled 'Are Clothes Modern.' Check out our Instagram Stories live to discover it in its entirety.⁠ #DiorCouture

A post shared by Dior Official (@dior) on

Todo fue oscuro y con una cierta pizca de misticismo. Los salones del icónico establecimiento fueron intervenidos por la artista feminista y surrealista, Penny Slinger. Jugando con el agua, aire, fauna y fuego, Slinger creó una alquimia basada en la Alta Costura. Con la idea de Chiuri de hacer sentir a sus invitados en otra dimensión, la artista conjugó el ADN de la firma y estableció una especie de debate entre las fantasías míticas y la ilusión creada por la Haute Couture.

Por su lado, Maria Grazia siguió con el discurso feminista, esta vez inspirado en la majestuosa arquitectura de la Ciudad de la Luz. En Instagram, la firma publicó dos extractos del documental de Agnes Varda,  Les Dites Cariatides, en donde la cineasta explica el posible origen de las Cariátides vistas en los distintos edificios de París. Esto traducido a prendas majestuosas, resultó en vestidos drapeados con una afinidad a la figura femenina. Las bar jackets se customizaron con elementos remitentes al quitón o peplo, una fórmula que concluyó en modernidad y regresando al cuestionamiento inicial.

Asociar la mitología no es completamente desconocido para la creativa. Además, así ha logrado incorporar su herencia como italiana a una casa tan parisina como lo es Dior.

thoughts?