Una vez que se estrena el anuncio de la Lotería —si aún no lo has visto, tienes que darle play—, la cuenta atrás hacia la Navidad se hace inminente. ¿Desde cuándo llevamos viendo el turrón y los mazapanes convivir con el jamón y el queso en el supermercado?

Aunque a priori nos pueda parecer un acoso del consumismo, lo cierto es que en Grazia hemos decidido tomárnoslo como una señal de alerta. Este año no nos pillará el toro y no estaremos la víspera de Nochevieja eligiendo modelito, ni el 5 de enero tratando de apurar el horario de cierre de El Corte Inglés para hacer los últimos encargos a los Reyes Magos.

Este año será diferente; este 2018 llegaremos al 24 con todos los deberes hechos. Si necesitas ideas para hacer un regalo o inspiración para tu lista de deseos, te recomendamos inspirarte en los colores propios de la temporada.

En primer lugar, empecemos por lo evidente; el color rojo. Un indiscutible de estas fechas que podrás integrar en tu tono de labios, en vestidos, con lentejuelas y brillos, y hasta en la decoración del árbol. El rojo es el mejor color si buscas destacar y divertirte.

El verde se cuela en estas fechas, como el color de la esperanza. El tono más natural, el más relajado y también uno de los más elegantes si sabes cómo adaptarlo:

El dorado es tu seguro para deslumbrar, destacar y realzar todas tus virtudes. Aprovéchalo en tu favor e inclúyelo en tu wishlist. No por nada las famosas «burbujas Freixenet» son un clásico y, si no, que se lo pregunten a Michelle Jenner.
El plata es la otra cara de la misma moneda del dorado, imposible pasar desapercibida, pero con la elegancia y la sutileza única que solo este tono te puede dar.
El negro es la elegancia y sencillez combinadas en un color, y con el que al final es imposible no fallar, así que no dudes en aprovecharlo si quieres jugar sobre seguro. Si no quieres ir tan sobria, unos buenos accesorios y un beauty look más atrevido, te darán el complemento perfecto.
Fotos: Cortesía / Getty Images
thoughts?