Seguro ya conoces la noticia top de la semana: Meghan Markle y Prince Harry firmaron un contrato con Netflix, con el que se comprometen como productores a hacer documentales, largometrajes, programas de televisión y series infantiles, según los reportes de The New York Times.

Nuestras vidas, tanto independientes entre sí, como en pareja, nos han permitido comprender el poder del espíritu humano: el coraje, la resistencia y la necesidad de conexión”, dijeron Meghan y Harry en un comunicado. “A través de nuestro trabajo con diversas comunidades y sus entornos, para arrojar luz sobre las personas y las causas de todo el mundo, nuestro enfoque estará en la creación de contenido que informa pero también da esperanza”.

Tras estas declaraciones y el anuncio de que la pareja tendrá su propia productora en Hollywood, una fuente del palacio de Buckingham afirmó que a pesar de deshacerse de los deberes oficiales, cualquier plan con fines de lucro sería “sujeto a discusión”. Y es que, si no lo sabías, los duques de Sussex aún no saldan su deuda de 2.4 millones de libras, que gastaron en remodelar y restaurar su casa en Windsor. Así que, obviamente, cualquier plan en puerta que involucre dinero, será examinado por la reina.

Por su lado, un experto en relaciones públicas dijo a Daily Mail que “¿Quién no querría a Harry y Meghan? Es una gran publicidad para Netflix”. Sin embargo, según los reportes de Sunday Express, hubo usuarios que recurrieron a Twitter afirmando que cancelarían, o ya habían cancelado, sus suscripciones en la plataforma de streaming.

Ya veremos qué pasa con su gran proyecto y los informes que seguramente dará pronto la monarquía británica.

*Imagen: Getty Images

 

thoughts?