A mediados de junio, Ascot, en Berkshire, es el lugar para estar si eres parte del círculo social de la familia real británica. Cada año la reina Isabel II hace una aparición en la pista de carreras junto al Príncipe Carlos, la duquesa de Cornwall y, por supuesto, los duques de Cambridge y duques de Sussex —esta edición ambos se encuentran cuidando de su primogénito, Archie Harrison—. Entre caballos y carruajes, hoy Kate Middleton deslumbró con una fina elección de atuendo que rectifica la tradición de estilo milenaria de Royal Ascot.

Se trata de un diseño de Elie Saab en azul acompañado de un sombrero Philip Treacy, pendientes de Kiki McDonough y pumps plateados. El vestido en cuestión tiene cierto aire victoriano gracias a  los delicados detalles en encaje, el lazo que cae sobre el pecho y la suavidad traslúcida del chiffón bordado.

No es la primera vez que la duquesa de Cambridge, o su estilista, repasan el libro de historia del estilo real para las carreras. Hace dos años, Middleton optó por un diseño de Sarah Burton para Alexander McQueen en encaje que nos regresó a la Belle Époque.

Royal de Ascot es una institución que impone los más altos estándares de elegancia. Establecidos por la misma familia real, el estilo ha evolucionado desde 1711 cuando la reina Anne inició el evento anual. Pero es Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, quien ha devuelto esa tradición al presente.

*Imágenes: Getty Images

thoughts?