El Oyster Perpetual Deepsea Challenge es un reloj único en su tipo. El pasado 1 de noviembre fue presentado por el cineasta y explorador James Cameron y nadie puede decir que es un reloj cualquiera.

Para empezar la larga lista de maravillosas cualidades, esta pieza fue inspirada en el reloj experimental que acompañó a James durante su inmersión histórica a la fosa de las Marianas el 26 de marzo de 2012 (hasta –10 908 metros).

El Deepsea Challenge no solo es único, sino que marca un hito en el universo de los relojes de submarinismo de Rolex.

La casa da una garantía de hermeticidad hasta 11,000 metros de profundidad, elaborado de titanio RLX y con válvula de helio y sistema Ringlock. Básicamente puede resistir a cualquier tipo de inmersión, no solo en aguas abiertas, sino en sumergible o cámara hiperbárica.

Crear este reloj requirió años de investigaciones, pues uno de los objetivos era soportar presiones extremas. Con 50 mm de diámetro y una aleación de titanio RLX grado 5 que lo hace especialmente ligero.

“Gracias a este metal robusto y especialmente ligero, su peso pudo reducirse en un 30 % con respecto al reloj experimental de 2012. Con el fin de conferirle unas proporciones ergonómicas y una estética armoniosa al nuevo reloj, se modificaron determinados componentes; por ejemplo, se rebajó el grosor del cristal”, asegura la marca en un comunicado.

Otra proeza: los sistemas de extensión del brazalete que son el Rolex Glidelock y las láminas Fliplock, hacen que se pueda poner sobre prácticamente cualquier prenda, como un traje de buceo de hasta 7 mm de grosor.

“El Deepsea Challenge representa todo el savoir-faire de Rolex en el ámbito de los relojes de submarinismo. Combina las principales innovaciones desarrolladas por la manufactura a lo largo de muchos años” asegura la marca.

Y se refiere al sistema Ringlock, que es una arquitectura de caja patentada que puede soportar presiones extremas, una la válvula de helio, que sirve para evacuar el exceso de presión interna del reloj, la corona Triplock y visualización Chromalight, que provee de una legibilidad inigualable.

Rolex desarrolló junto a la Compagnie Maritime d’Expertises, una cuba de ultraalta presión de prueba equivalente a la que habría a 13 750 metros de profundidad, lo cual sirvió para probar el Deepsea Challenge.

Además, en él están grabadas lafrase «Mariana Trench», y las fechas «23-01-1960» y «26-03-2012».

“Todo un homenaje a dos inmersiones históricas en la fosa de las Marianas: la del oceanógrafo Jacques Piccard y el teniente de la marina estadounidense Don Walsh a bordo del Trieste, en 1960; y posteriormente, en solitario, la de James Cameron a bordo del Deepsea Challenger en 2012. Ambas expediciones llevaron a bordo relojes experimentales Rolex”, aseguró la marca.

*Imágenes: cortesía 

thoughts?