Seguramente te acordarás de la serie en YouTube Inside Chanel. Se estrenó hace dos años para que todos los fanáticos de la couturier y de la maison entraran a su universo. Este 2020 viene con nuevos capítulos —y lo decimos como si apenas estuviera empezando el año porque el primer episodio se estrenó en febrero—, que narran la relación de Gabrielle Chanel con las distintas artes.

En la vida de la couturier, las artes siempre fueron fundamentales. Su amistad con los distintos artistas de la época —Jean Cocteau, Misia, Sergé Diaghilev, Pablo Picasso— forjaron parte de su estética y personalidad. Gabrielle ‘Coco’ Chanel no acostumbraba asistir a grandes eventos. Para ella, alimentar su relación en privado con las distintas figuras artísticas suponía una lealtad más honesta. Era una mujer que disfrutaba de reuniones íntimas.

A lo largo de su vida, y mientras sentía la pérdida de sus amigos, la couturier nunca escatimó en apoyar las artes, sobre todo para mantener el espíritu vivo de aquellas personalidades. De hecho, en sus conversaciones con Paul Morand, Chanel revela fue gracias a ella que la esencia de Diaghilev y su ballet ruso continuó al subsidiar con 300,000 francos franceses una de las primeras obras que el ruso presentó en París.

Sobre el séptimo arte, Gabrielle Chanel trasladó su estética andrógina a las producciones de Hollywood en un intento por romper con la definición de belleza concebida durante el siglo XIX. Manteniendo siempre el insuperable allure de la personalidad femenina, la couturier comprendió que el cine y la moda tenían una relación innata que aún no había sido explotada. “Es a través del cine que hoy la moda se puede imponer”, declaró en septiembre de 1931.

Diseñó vestuarios pero también cosechó importantes relaciones con actrices estadounidenses y francesas reconocidas en el mundo. Marilyn Monroe, por ejemplo, continúa siendo embajadora [póstuma] de la mítica fragancia Chanel No. 5.

*Imagen: Chanel

thoughts?