Salvatore Ferragamo es referencia de anatomía humana, diseño e innovación. Por eso, pocos zapateros han logrado que sus diseños se conviertan en iconos de la historia de la moda. Claro, hoy es fácil pensar en Manolo Blahnik o Christian Louboutin; pero quien marcó el camino fue el italiano. Sus creaciones, hechas a la medida, cautivaron a todas las famosas aclamadas de Hollywood y a la realeza europea, no solo por ser cómodas (y como algunos dicen, guantes para los pies), sino porque impuso la mancuerna entre el placer de usar zapatos y el glamour —nada fácil de alcanzar, incluso en estos tiempos.

Para inspirarse y crear zapatos, Salvatore Ferragamo tomaba como referencia la cultura, pero también alguna que otra anécdota. Y para hacer realidad sus diseños usaba elementos insólitos, como hilo de nailon, corcho o encajes que, en la primera mitad del siglo XX, eran inimaginable utilizar para construir calzado. Patentó la gran mayoría de sus ideas y creó un archivo histórico que hoy sigue siendo inspiración para cualquiera que se dedique, quiera dedicarse, a hacer zapatos. De ahí que su firma homónima aún sea un referente importante para la industria de la moda italiana e internacional, siendo pionero en la artesanía zapatera.

Si hablamos de los más emblemáticos, seguramente el primer modelo que te viene a la mente es la Rainbow Sandals, un clásico de clásicos que nació en 1935 — más sobre ellas en un par de líneas. Pero hay siete modelos más que también son icónicos y marcaron la historia de Salvatore Ferragamo. Aquí tienes su historia:

Pyramid Heel Sandal

En 1930 — tras los Roaring Tweaties, el descubrimiento de la tumba de Tutankamon y la influencia oriental que inspiraba a couturiers como Paul Poiret—, Salvatore Ferragamo creó unas sandalias con detalles alusivos al viejo Egipto y a dos filmes de tramas “bíblicas” del cineasta Cecil B. De Mille (The Ten Commandments y The King of Kings). Escultural y fascinante, este modelo no solo destaca por sus tiras en cuero dorado, sino por su imponente tacón en forma de pirámide.

 

Tavarnelle needlepoint lace Pump

Aunque en la década de los treinta el concepto del Made in Italy aún no se establecía, la tradición italiana siempre estuvo en el corazón de la firma. Con ello en mente, el zapatero creó un modelo distinguido por el encaje Tavarnelle, un tipo de bordado en cañamazo elaborado en Florencia y Siena para rematar prendas. El pump de tacón medio resultó novedoso por ser completamente de encaje y colorido.

 

Raffia Sandal

Innovar fue casi como un lema para Salvatore Ferragamo y lo confirmó al usar corcho, utilizado para tapar botellas de vino provenientes de la región de Chianti, para el tacón de estas sandalias. Sin ser la única novedad, el zapato estaba fabricado en rafia teñida de distintos tonos vibrantes y tejida para formar un patrón floral. El par inició la nueva marca de Salvatore, Pompeian by Ferragamo, enfocada al verano eternno y el calzado de ensueño que lo acompañan.

 

Rainbow Sandal

Ya lo dijimos, estas son el ícono de íconos. Las Rainbow Sandals fueron una completa revelación para los años treinta y las primeras plataformas en la historia; pero te sorprenderá saber que en realidad el modelo fue una innovación por necesidad. Tras la ocupación militar de Italia en Etiopía en 1935, el país recibió sanciones de comercio por parte de la Sociedad de las Naciones, lo que concluyó en un racionamiento de acero de calidad —el soporte del arco de cada modelo Ferragamo estaba hecho con este tipo de metal, un elemento de diseño importante para dar comodidad. Sin embargo, la escasez hizo que Salvatore Ferragamo ideara un remplazo con corcho, apilando tiras del material y así rellenando el espacio que debía ser ocupado por acero. La iteración en arco iris fue una especie de conmemoración al papel de Judy Garland en el filme El Mago de Oz.

 

Invisibile Sandal

Tal y como su nombre lo dice, estas sandalias simulaban un camuflaje en los pies al estar construidas por hilo de nailon. La idea le surgió a Ferragamo luego de platicar con un pescador que cambió el sedal de su caña de pesca por un tipo de nailon novedoso —”los peces no lo ven”, le dijo el pescador. Los tacones en forma de “F” curveada completaron el innovador diseño que fue presentado en 1947 cuando el zapatero recibió el premio Neiman Marcus en Dallas, Texas.

 

Kimo Sandal

Inspiradas en los calcetines tradicionales japoneses, Tabi, las Kimo sandals fueron los primeros zapatos que Salvatore Ferragamo presentó en una pasarela junto a los diseños del creativo Emilio Schuberth. Las sandalias en cuestión se distinguían por las tiras al frente que forman un patrón en rombos, acompañadas por un calcetín confeccionado en cuero o satín que, originalmente, era del mismo tono que el vestido.

 

Cage-Heel Sandal

Los primeros tacones en forma de “jaula” fueron creados por Salvatore Ferragamo. El zapatero presentó una serie de diseños para patentar en 1956 y entre ellos estaba la novedosa propuesta cage. Quizás el primer modelo de zapato que podías intervenir según tu atuendo, pues la “jaula” se rellenaba con un tacón ligeramente más chico e intercambiable que funcionaba a través de un sistema con pequeños ganchos. La cage también tenía la opción de quedarse vacía.

 

Marilyn Monroe’s Pump

Los lazos entre Salvatore Ferragamo y Hollywood jamás se quebraron. Desde que llegó a Los Ángeles y consiguió su primer trabajo, hasta su muerte, el zapatero siempre mantuvo viva su relación con las estrellas más relevantes de la industria cinematográfica. Prueba de ello fue su amistad con Marilyn Monroe que inició cuando Ferragamo creó los pumps de 11 centímetros (4 pulgadas) que la actriz usaría en Bus Stop. De ahí, Monroe pediría al italiano un sinfín de iteraciones del atemporal modelo.

*IMÁGENES: Getty Images/Cortesía Museo Salvatore Ferragamo
thoughts?